viernes, 15 de mayo de 2009

Segunda tanda de besos

Ayer en la mañana que no tenía nada que hacer en mi chamba me puse a platicar de lo lindo con mi excuñis, todos los días lo hacemos pero ayer las dos teníamos sueño y flojera y hablábamos sobre eso, los jueves por lo regular las pilas andan más bajas que nunca. De la nada salió el nombre de un amigo que tenemos en común gracias a mi brother, entonces me dijo que ella lo tenía en su msn y me lo pasó, tenía un buen de no hablar con él, la última vez que lo vi fue en el 2002 cuando trabajaba en el periódico, recuerdo que vino a visitarnos a Juanjo y a mí, acompañado de mi gran amigo el ché.

Inmediatamente lo agregué a mi msn y nos pusimos a chatear, luego le pregunté por un chavo con el que salí en Tampico, los dos estaban en una banda que se llamaba "torvo sujeto", los conocí porque fue donde mi hermano empezó a hacer sus pininos rockeros.

Ayer platiqué con los dos, ya están casados y felices, pero lo peculiar del asunto es que yo salí con uno de ellos por algún tiempo, no recuerdo su edad, pero estaba bien chavito, yo tenía 22, nos veíamos en los ensayos y tocadas del grupo o a veces iba a casa de mi tía a visitarme, ahí todavía no me iba a vivir sola.

Se me hacía guapísimo, recuerdo, tenía el cabello rizado y largo, muy largo, era la segunda guitarra del grupo y era blanco como una hoja de papel. No recuerdo cuanto duramos, pero fue muy poco, era un noviazgo de esos de manita sudada, muy inocentotes los dos, pasábamos la tarde viendo las caricaturas de pinky y cerebro, o nos íbamos a las tocadas que se hacían en la plaza.

Nos gustaba la misma música, nos llevábamos muy bien lo único malo es que siempre la pasábamos en bola, casi nunca estábamos solos, si festejábamos porque cumplíamos una semana de novios o algo así siempre estaban los cuates del grupo. Cuando iba al tec a verlo yo platicaba más con sus amigos que jugaban futbol que con él. Decidimos terminar, pero siempre fuimos amigos.

Ayer recordamos todo eso ya que entró a mi blog (lo encontró solito) y vio mi plática sobre los besos, obviamente me preguntó si él estaba en alguna las historias, pero no, solamente platiqué sobre las experiencias desagradables que viví. Ahora que leo ese post me doy cuenta que no conté los besos deliciosos con los que me he topado, no conté sobre ese beso que me ha quitado el sueño o que me dan ganas de volver a sentir.

Los besos entre él y yo eran tiernos, lindos, fue la primer persona con la que salí en Tampico, ayer me preguntó si era algo ñoño, pero no, creo que los dos estábamos experimentando pero no teníamos malos pensamientos (bueno eso digo yo) luego nos separamos, lo raro aquí es que yo que me separé de él porque sentía que aún le faltaba por vivir, le faltaba tener más novias y estábamos muy chavos como para enamorarnos y truncar nuestros sueños (ya que hablábamos sobre eso) y nada, a los 3 o 4 años de haber terminado se casó, y ahora vive feliz con su familia en Querétaro. Después de él vino otro chico del cual si platiqué en el otro post y con el que duré 8 años de relación pareja-hermanos-odio-amor.

Otro beso que recuerdo es el de mi profesor de derecho de la prepa. Recuerdo que el día que lo conocí estábamos a 2 grados de temperatura, nadie asistió a la clase, parece de película pero relataré nuestro encuentro.

Yo estaba parada en el filo de las escaleras esperando a que llegara hasta que por fin lo vi, un chavo guapo, vestido impecable y joven (él tendría unos 24 y yo 21) no sé cómo se me volteó el pie y me fui rodando por las escaleras y caí justo en sus pies, en vez de darme pena levanté mi cabeza, lo vi y le dije que así quería pasar el resto de mi vida, a sus pies, nomás sonrió y me ayudó a levantarme.

Desde ese día le hice la vida imposible, me ponía shorts, minis, me sentaba hasta delante para verlo fijamente, si se levantaba o se volteaba, por la espalda le mandaba besos, todas las chavas se reían y al final el dichoso profe nomás me castigaba, dejándome una hora después de clase leyendo, eso era un premio para mí.

Me hice amiga de las maestras para poder ir a sus reuniones y verlo,entonces me enteré que era soltero, me saludaba todo seco pero siempre volteaba a ver que mensada hacia para llamar su atención. Le dejaba recados en su camioneta, le dedicaba canciones en la cafetería, hubo una vez que en la puerta de su oficina le pinté con labial que lo adoraba.

Un día estábamos afuera de la escuela y pusieron música entonces le pedí a uno de los chicos que dedicara una canción al profe más guapo de la escuela de su fiel enamorada, entonces se me fue encima, con ojos que casi se le salían iba justo hacia donde yo estaba y lo que hice fue correr, me subí a mi coche y anduve dando vueltas por el centro.

Cuando creí que lo había perdido alguien detrás mío me hacia el cambio de luces y me pedía que me detuviera, yo no lograba ver quién era hasta que se me emparejó, lo vi y le mandé un beso y él con cara de enojado me pedía que me detuviera y no le hice caso, ya en la calle sexta y Victoria se adelantó y me cerró el paso, mi corazón latía horrible, me estacioné y pensé en todo lo que le diría para quitármelo de encima. Me bajé del coche y le dije que me disculpara que todo era parte de una broma, entonces ya enojado me dijo que yo era muy cobarde porque me gustaba dejarlo en vergüenza delante de todos, que yo no sabía comportarme como una dama, sino como una niña, que las mujeres no debe hacer eso, bueno un montón de cosas que me dejó helada, pero en eso, me preguntó: ¿no me va a dar el beso? y le dije que no, y zas! que me agarra y que me da el beso más lindo de toda mi vida, me quedé como helada, no sabía qué hacer, creo que quiso que fuera un beso intenso pero, por los nervios no pudo pasar más allá.

Me soltó pero su cara ya no era de enojado, entonces me abrazo y me dijo que yo también le gustaba pero que por ser mi maestro no podíamos ser nada . Platicamos mucho del asunto y optamos por esperar, total, ya en junio saldría yo de la prepa y podíamos ser novios, entonces iba a mi casa y yo lo ayudaba a escribir sus trabajos, ya que era abogado y, como viajaba mucho, pasaba a veces de madrugada nomás a dejarme algo de cenar porque sabía que faltaba para que yo cobrara mi quincena. Puedo decir abiertamente que fue el mejor beso de mi vida, no estaba enamorada ni nada, sino que aquí la forma en cómo surgió es lo que le da un 10, además él era un tierno que respetaba la idea de que no podíamos besarnos, por ser lo que éramos.

Algo curioso que me pasó con él fue que para que no me descubrieran yo seguí siendo igual, seguía enviándole besos, buscándolo, pero él se ponía nervioso. Un día las chavas de mi salón me apostaron 200 pesos a que no le daba un beso, obviamente yo le platiqué a él y nos pusimos de acuerdo. La seña era que me pondría a leer un libro frente a todos, entonces yo me acercaría a él y le diría "profe, algo tiene en la cara" y ahí le plantaría un beso pero nada que cuando le dije esa frase y me acerqué él me abrazo y me inclinó tipo final de película y me dio el beso, cuando nos soltamos vi la cara de mis compañeras, todas serias, pensé que aplaudirían o algo así y nada, me pagaron y jamás me volvieron a dirigir la palabra.

Nuestra relación creo que fue la mejor que he vivido, nunca lo cuento como novio porque no lo éramos, esperaríamos a que terminara la escuela , pero eso sí, cuando estábamos juntos me trataba bien, me respetaba, cuidaba de mí , me sentía agusto con él, pero nada más fueron 3 meses ya que cuando llegó el mes de junio mi hermano me invitó a irme a vivir a Tampico yo me emocioné y jamás lo volví a ver, andaba haciendo pruebas para irse al F.B.I entonces imagino que ya ni en México ha de vivir.

Otro beso lo di este año (es un secreto) fue espontáneo, no me lo esperaba para nada, yo tenía los ojos cerrados y estaba disfrutando de un abrazo que nos estábamos dando. Fue muy tierno también y creo que lo deseaba muchísimo, me llegó en el momento exacto, nada más que aquí no pude seguir por una cuestión de edad.

Y así la segunda historia de los besos (si me acuerdo de algunos más o aparecen en el camino habrá una tercera) creo que valía la pena dejar aclarado que sí he disfrutado de buenos besos, pero los que conté la otra vez son los inolvidables, pero por asquerosos o mal dados. Siempre pensé que los besos del Kris serían los últimos que daría en mi vida, pero bueno, la vida da muchas vueltas :)

7 comentarios:

glass ♥ dijo...

No bueno, después de tardarme como media hora en leer tu post, terminé jajaja y no por lo largo del post jaja, sino porque tuve muchas interrupciones. =/

Me quedé con la boca abierta, ya algo me habías contado de tu profe, recuerdo. Qué aventada, no perdiste el tiempo jajaja, qué intenso debió haber sido y qué experiencia tan apasionante. Y las otras historias qué tal?? ¡Ah qué muchachita!

Kózmica dijo...

jajaja, Sí, lo de mi profe es muy surrealista, sacado de novela, me divertí mucho esos meses, y no sabes, me fascinaría encontrármelo para ver que fue de su vida. Primero pensó que yo estaba loca por aventada, luego dice que todo eso lo conquistó :)

David Lepe dijo...

Srta. Kózmica: Fabulosa su historia. Me encantó. Bravoooo. Que rico, verdad...

NTQVCA dijo...

Wow!, la historia del profe me dejo como la novela en viernes.
¿Ton´s ni como volverlo a encontrar?

simplemente eugenia dijo...

HOLA! mucho gusto Kózmica!
Todavía no leo tu post, porque ando un poco apurada, pero te quería saludar, así que: muchos saludos a ti, a Tampico y a esas tortillas de queso (mmmmmmm delciosas!)

simplemente eugenia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kózmica dijo...

David:
Sí, delicioso.

NTQVCA:
No creo nos volvamos a ver, bueno quién sabe, fue aquí mismo en Matamoros pero amigos maestros me han dicho que se fue a Estados Unidos. No sabes como me gustaría verlo, creo que la pasaríamos muy bien :)

Eugenia: Hola! mucho gusto, gracias por pasar a saludar ;)