jueves, 22 de octubre de 2009

Dudas, amores y ex-amores

Hay amigos que llegan gracias a tus hermanos, a tus primos, a otros amigos, por internet o son vecinos que conoces de años y pasan a la siguiente categoría por el trato. Pero hay personas que no sabes a qué llegaron a tu vida, si en realidad merecen que les des el título de amigo o deberías deshecharlos porque en realidad no aportarán nada positivo a tu vida.

Alguna vez fui amiga de una expareja y la experiencia fue muy desagradable. Duramos 4 años de novios pero los últimos 2 años casi no nos veíamos por mis estudios y trabajos de actuación en otra ciudad y porque él andaba probando suerte con su grupo musical, también en otra ciudad. Y fue en el 2000, justo el día que el PAN ganó la presidencia de la república, justo ese día le llamé para terminar.

Dejó todo y se vino a vivir a la misma ciudad que yo, ya no como novios, sino como amigos. Vivía en la misma casa porque su hermana era novia de mi hermano. Tuvimos que darle asilo, así que lo veía mucho más que cuando éramos novios.

Nos hicimos los mejores amigos, pero siempre había algo, ya saben, donde hubo fuego cenizas quedan, y aunque lo nuestro no fue un amor inolvidable, la costumbre ganaba más. Salíamos al cine, me acompañaba a la chamba, salíamos de viaje, en fin, hacíamos todo juntos como pareja.

Nuestros hermanos terminaron la relación y cada quien siguió su rumbo. Nosotros no, al contrario, nos fuimos a vivir juntos, rentamos una casa y convivimos por varios años más. La cosa es que me ahuyentó a varios galanes, todos pensaban que estábamos casados, salía a la tienda y me llamaban señora, de hecho alguna vecina me decía que mi "esposo" metía mujeres a la casa. Obvio eran sus novias.

Entonces me di cuenta que la única que perdía aquí era yo, él podía seguir haciendo su vida porque las chavas si entendían que él pudiera vivir con su mejor amiga, pero por lo regular los chicos que salían conmigo no lo veían muy bien, al contrario, se encelaban que los domingos no pudiera salir con ellos porque tenía planes con mi ex. Y es que primero hacía planes con él que con cualquier otro. Y un 8 de junio del 2004, me salí de casa.

La amistad terminó porque su nueva novia le prohibió todo contacto conmigo, ella de plano no soportó la idea de que me quisiera ver siempre o de que me invitará a todos sus eventos y yo entendí. Ahora solamente lo veo en los carteles que hay por toda la ciudad anunciando su banda.
Ahora tengo un ex, un ex con quién viví de otra manera, poco tiempo tal vez, pero sí llegué a pensar que compartiríamos toda una vida juntos.

A fin de cuentas, si hago un análisis sobre la primer relación fuerte que tuve, que es la primera que mencioné, saco a conclusión que el chico no se enamoró nunca, pero era sincero, lo fue siempre, nos queríamos más bien como cuates, amigos, hermanos y la ruptura me dejó sufriendo mucho tiempo. No me explicaba como podía dejar a alguien tan querido así nomás, pero el amor es el amor.

Sobre la otra relación veo que fui un vehículo para que esa persona consiguiera lo que más deseaba : operarse. En el fondo no nada más sufrí yo, imagino que debió ser una tortura para él vivir con una persona por la que no sientes amor. Recuerdo que siempre se ponía de malhumor en las mañanas por el simple hecho de escuchar mi voz. Siempre habló de que todo terminaría algún día, no quería hacer planes a futuro. Aveces creo que ni el mismo se daba cuenta que en el fondo solamente me veía como un escalón más. No lo niego, me siento mal porque se me utilizó, pero me siento bien porque al menos ayudé a alguien que a pesar de su edad, no había podido conseguir nada en la vida.

Ahora la situación es esta: él (mi ex) desea una amistad aunque sea por internet.No quiere que le quite la amistad con mi familia, quiere seguir en contacto con ellos como antes, sobre todo con mi mamá. No desea que sus cosas personales, que aún están en mi casa, se las envíe a otro lugar, ya que él piensa regresar algún día a su chamba y piensa que no me estorban. (A mi me incomoda no por el lugar que ocupan, si no porque me recuerdan todo lo que viví estos 2 años) . Desea que cuando tenga la oportunidad de venir ya recuperado, le ayude a conseguir un departamentito cerca de su chamba, vaya por él a la central y ayudarle a cambiarse. ah! y tomarnos un café para reírnos de todo lo que nos sucedió.
No quiero caer en juegos que ya viví, pero siento que no tengo la fuerza necesaria para dar un cortón definitivo. Amor no es, su enfermedad es el motivo que más me detiene porque creo que ahorita se siente muy solo, sin amigos y quién mejor que yo para escucharlo. Según, en palabras de él, soy su mejor y única amiga. Tampoco quiero verme estúpida aguantando las pláticas de un hombre que lo único que hacía era humillarme y recalcar todo lo negativo en mi.

La situación tal vez para muchos es fácil, de hecho si una amiga me plantea este problema inmediatamente podría darle un consejo, pero yo no sé que tengo que me siento entre culpable por no aguantar la relación y triste porque al menos yo ya estoy avanzando en mi vida y él, aunque quiera, no puede por su enfermedad. Fue difícil mi separación por esto pero no quiero que mi avance se quede a medias como en la otra relación que tuve, quiero ser totalmente egoísta y pensar que valgo mucho para seguir cayendo. Quiero sentir que el paso que di no quedará en intento.

Y juraba que ya estaba lista para deshechar lo malo que me cayera :(

8 comentarios:

NTQVCA dijo...

Pues mire usted Kósmica, es cierto que dar consejos es má facil que aplicarlos, pero de verdad que esta ultima relación no te a traido muchas cosas buenas, al contrario, parece que él es incapaz de dejarte asuminedo que tienes las obligación de ayudarlo.
Asi que ahi te va mi consejo (jaja):
Sacalo de tu vida, te darás cuenta de que bien se siente andar livianita!

Kózmica dijo...

Gracias NTQVCA:

Sí, la cosa es que cada paso que doy me siento cruela de vil. En dos semanas más iré a Tampico y le llevaré sus cosas, toditas en cajas y las dejaré en casa de su papá, aún lo estoy pensando porque sé que dará el grito en el cielo y no es en lo que quedamos, pero cuando toco el punto de sus cosas no quiere hablar, sólo me dice que ya vendrá por ellas.

Gracias por el consejo, prometo, prometo de todo corazón no faltar a lo que me había decidido a hacer.

Un abrazo!!

Paloma dijo...

Pienso que aún ejerce poder en tí y aún te manipula, pero tienes a tu lado un ancla muy fuerte de donde asirte, no la sueltes!!!!

Paloma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la MaLquEridA dijo...

Creo que tu ex lo que quiere es tenerte segura por si cualquier cosa y eso es muy cómodo de su parte, piensa que tu estarás siempre ahí y eso no debe ser.

Ahora bien, la única que va a tomar la desición vas a ser tú, así que piénsale y si ya te has decidido a llevarle sus cosas, bueno que no se hable más.


Saludos.

[.fîłłe đe łâ иuît.] dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
.sandrine. dijo...

Apoyo a NTQVCA y a la Malquerida...

la decisión es tuya... es difícil en ocasiones mantenerse firme en la decisión que se ha tomado... pero creo que es mejor dar vuelta a la página...

...vales más de lo que crees mujer... y él no se puede dar cuenta... así que ¿para qué anclarte a una persona así..?

piensalo...

saludos y ánimo!!

Ignacio J. Rivas dijo...

Hola! Uff....no sé que decirte. Me ha encantado tu blog, aunque no me veo capacitado de aconsejarte en esta entrada......simplemente piensa si eres feliz! Un saludo!