martes, 6 de octubre de 2015

Rigo es amor

Esto del amor se me está dando muy fácil. Pensé que eso de enamorarse ya no estaba para uno, para uno que ya es mamá, como que ya no podrás querer tan fuerte después de hacerlo a alguien que salió de ti (son tonterías, lo sé) pero se me da fácil. Más fuerte que a los 20s, más confiado que a los 30s.

He sabido combinar mi relación con mi novio y con mi hija, los dos me han salido unos buenos amigos que me apoyan para que estemos juntos los 3 o seamos felices cada uno conmigo.

A mis suegros ya los conocí, a mis cuñadas. Nunca me habían presentado a una familia política. Digo, las he tenido pero jamás de esta manera formal en que se hace una comida para conocer a la nuera. Fue mi primera vez. Se hizo la cita para que yo fuera y me sentí especial. Él me hizo sentir muy especial y así como es su trato a solas conmigo, lo fue delante de su familia.

Me siento bien con ellos. Han arropado a mi hija como si fuera de él, como si nos conociéramos de toda la vida y ella, mi hija, los quiere igual. Es extraño para ella visitar una familia que no tiene nada que ver con nosotras pero, fue tanta la ternura con la que la tratan, que no fue nada complicado acoplarse. Un domingo cualquiera estamos con ellos, riendo como parte de la familia.

Y hablando de primeras veces, siento que todo lo que vivo con él es así. La ternura me está llevando por lugares que no conocía y que ni sabía que existían. Me dejo guiar, por primera vez no quiero decir que no me gustan los abrazos, ni los besos, ni nada. Todo lo disfruto y me dejo querer. Lo raro que no ha sido difícil quitarme esa careta de dura y ser simplemente una mujer, al contrario, con él todo es sencillo. Me siento totalmente enamorada.

Hoy festejamos nuestro pacto, aunque siempre que nos vemos es una fiesta.

2 comentarios:

[...] dijo...

¡que padre! ¡que chido!, la neta que gustó por ti....

en este mundo tan extraño, hace falta leer que el amor todavía anda por ahí... :)

Te deseo lo mejor en este tiempo tan bonito (con un poquito de envidia si me dejas decirte... jejejej ;)...)

Saludos defeños

Kózmica dijo...

Muchas gracias! Hacía mil años que no me sentía así, es más, nunca me sentí así. Creo que cada pareja te hace sentir diferente, por sus tratos por los lugares, por los momentos que vives con ellos. Nunca tuve una pareja, un novio así como se le dice novio, que te piden ser novia, que te llevan a conocer a los papás, que te respeta y presenta como pareja, con la que ríes en todo momento, con la puedes hacer planes sin miedo y con la confianza de que él está pensando lo mismo. Es otra onda esto del amor cuarentón. Un abrazo.