lunes, 12 de abril de 2010

¿Who´s that girl?

He estado rodeada de música toda mi vida. Desde niña mi papá me enseño a amar cada canción que escuchaba. Me enseñó que para cada situación siempre había una canción que me dejaba algo, que me ayudaba o aveces hasta que me hundía, pero siempre siempre había que estar escuchando algo.

En mi casa podía faltar tele, alfombra, comida de caché pero siempre nunca un stereo. Primero para discos de vinilo, luego cassettes hasta llegar a los cds. Siempre el más nuevo, el que se escuchara mejor. Luego sufríamos porque cuando mi papá llegaba "servidón" teníamos que soportar escuchar a Bread o Beatles a eso de las 3 de la mañana y a todo volumen.

En Nayarit nos turnabamos para utilizar el stereo ya que teníamos uno en la sala y mi papá, mi hermano y yo queríamos tener el mando, ya que, aunque nos gustaba la misma música, no siempre queríamos escuchar el mismo disco.

En aquella época del 85 estaba en su apogeo el rock en español, ahí no había ningún problema, comprábamos el disco y Arturo y yo pasábamos la tarde escuchándolo hasta el cansancio. Pero pasada la emoción, volvía uno a turnarse.

A mi me tocaba en las mañanas, que era cuando le ayudaba a mi mamá hacer los quehaceres de la casa, que en realidad se trataba nada más de quitar el polvo a los muebles, pero me tardaba horas con tal de escuchar las canciones. Imaginaba que era yo la que cantaba y así me hablaran nadie podía sacarme de mi sueño.

Una noche mi papá nos llegó con un disco de Tears for fears e inmediatamente me lo apropié. Era donde venía las canciones de "Shout" y "Everybody wants to rules the world". Lo escuchaba diario.

Cuando me tocaba limpiar los muebles mi mamá aprovechaba y se salía al patiecito a barrer o simplemente a descansar del ajetreo. Teníamos un tragaluz enorme ahí mismo que daba hasta la casa de abajo. Vivíamos en una casa de 2 pisos pero solamente ocupábamos la de arriba, obvio las entradas eran independientes así que no había bronca.

Abajo vivían puros chavos que tenían un taller mecánico. Muy guapos ellos. Todo el día tenían música guapachosa, así que no había bronca si yo ponía algo en alto volúmen. De todas formas mi mama´me decía que hasta que cerraran el taller le subiera.

Un día que salí a la tienda estaba una chica barriendo afuera del taller y me saludó. Me dijo que ella vivía ahí, que era hermana de los chavos y no tenían mamá. Se me hizo bien raro porque nunca la había visto, ni se había escuchado voz femenina, pero bueno, eso ya no me importaba investigar.

Me contó que le encantaba la música que yo ponía, pero sobre todo el último disco, el de tears for fears, pero que daba la casualidad que cuando yo la ponía era al mismo tiempo que sus hermanos tenía el stereo a todo volumen y me pidió de favor que lo pusiera a cierta hora y le subiera a todo lo que daba para no tener problemas y escucharlo todo. Y así lo hice.

Mi mamá y mis hermanos se molestaron la primera vez hasta que les conté. Y podíamos ver a la chica barriendo todo el taller y acomodando cajas de fierros. Durante todo el disco ahí estaba.

Otro día me dio un cassete de Madonna, el de ¿who´s that girl? me pidió que si lo ponía tambien, ya que le gustaba mucho pero que desde que lo había comprado no lo había escuchado. Ahí me contó que sus hermanos eran hipercelosos y no la dejaban salir ni verla que se divirtiera. Y al siguiente día puse el cassette. Cuando quería que repitiera una canción o el disco mismo le pegaba a un tambo grande. Por lo regular una canción la ponía hasta 3 veces.

Pasaron las semanas y ya no la volví a ver, ni para regresarle su cassete. Sentí bien gacho, pero lo que pasó fue que ella y sus hermanos se cambiaron de casa y no porque quisiera irse, sino porque los sacaron porque venderían la casa. A los pocos días también nos la pidieron a nosotros y nos tuvimos que cambiar.

¿Me creerán que nunca se me ocurrió preguntarle su nombre ni apellido? Hace mucho que no pensaba en ella pero ayer me dieron ganas de pedirle a un vecino que le subiera a la música que tenía puesta y no me atreví. Imagino la desesperación de aquella chava de no poder escuchar música de su gusto o de hacer su vida normal por culpa de unos hermanos celosos...qué horror!

He conocido mucha gente que ha llegado a mi vida de manera extraña, personas con las que tengo grandes afinidades y que, hasta parece que podríamos llegar a ser grandes amigos, pero así como llegan se van. ¿Será la historia de mi vida?

5 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Extraña historia de la muchacha y la música.


Me has recordado a Tears for fears, hace mucho que no oigo Shout que es la que me gusta.



Saludos.

PHERRO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PHERRO dijo...

¡Saludos Carnalita Sideral!
Pues como dicen, cada chompeta es un mundo. Mala onda los carnales de la chava, total ¿qué tanto es tantito?
Hay rolas que desatan una avalancha de buenos, felices y malos, tristes recuerdos; pero como ambos son importantes en la vida de cada persona, es chido recordarlo todo.
A mi, Mother´s Little Helper de los Rolling Stones, me recuerda las reuniones de mis carnales mayores con sus valedores, escuchaban pura música en inglés y ahí estaba yo de metichón, oyendo a Zepellin, Purple, Grand Funk y hartos más.
Me avergüenza admitir que en la secu escuchaba a Timbiriche, pero en cuanto descubrí al Three Souls mis gustos cambiaron para siempre.

Me emocioné con este post.
¿Cómo están las dos Damas Astrales y el orgulloso Padre?
Cuídense.
Luego nos leemos.

sandrine dijo...

me siento igual que tu... que he conocido a gente con la que compagino bien, pero por alguna razpon u otra está se va (o yo me voy) de su vida, no se porque pasa o a que se deba, sólo se que así ha sucedido...

tear for fears... me han dado ganas de escuchar algo así!

saludos

Kózmica dijo...

Malque:

sí, y era una chava extraña en sí. Muy seria, no te veía a los ojos. Muy bonita eso sí, pero rara.

Pherro:

Yo también escuché a timbi, no te apures, creo que fue de bien chavita, pero luego me curé. Todo bien con las kózmicas y el padre "eraser one" (borrado) también.


Sandrine:
Pensé ser la única, porque así como esta chica llegaron varias amigas a mi vida que desaparecieron de la nada, y chavos también...ya lo contaré luego.

Saludos!