martes, 20 de diciembre de 2011

Cuando era niña

... y venía de vacaciones a Matamoros, veía pasar camionetas o tractores jalando casas de madera. De regreso a Chihuahua les contaba a mis amiguitos que acá las personas llevaban jalando sus casas para ir a la escuela a sus trabajos. Nunca me creían.

Cuando era niña, veía a dos niños corriendo al lado de mi autobús siempre que viajaba. Era una niña y un niño. Yo digo que eran "amigos imaginarios", muchos dicen que veía fantasmas.

Cuando era niña, había un tiburón en la alberca del balneario "santo niño", estaba tan bien dibujado que jamás me pude meter a nadar.

Cuando era niña, soñaba con que mis papás se divorciaran y que cada que los veía por separado, me regalaban cosas y me hacían sentir especial.

Cuando era niña, sentía que en la escuela había una cámara de video y mis papás podían ver todo lo que yo hacía. Muchas veces sobreactuaba por si se les ocurría pasar el video por la tele. Los niños me decían que parecía loquita.

Cuando era niña, cada que alguien cepillaba mi cabello sentía que un listón aparecía en mi sien... a veces lo sigo sintiendo.

Cuando era niña, si veía a un perro haciendo sus necesidades fisiológicas, cruzaba los dedos, si no lo hacía, sentía que en el futuro me iba a pasar algo malo.

Cuando era niña, solía desmayarme en clase para no hacer los exámenes, sobre todo los de matemáticas.

Cuando era niña, sentía que nadie disfrutaba la vida como yo.

Cuando era niña.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

¡Bienvenidos 40!

Ya soy cuarentona, pero feliz.

No quiero pensar cuando mi hija vaya al kinder y tenga que ver a las madres jovencitas al lado de ésta que parecerá su abuela (parece ya) no me quiero preocupar de las arruguitas que se asoman. No me quiero preocupar de nada. Hoy cumplo 40 años al lado de mi cuate y quiero festejarlo sin fiesta, sin música, sin viajes, bien gastada pero sí, apunto de estrenar mi casa.

Esta decada tuve mucho bajones pero cada vez que me levanté, me pasaron cosas maravillosas, como disfrutar del amor y tener a mi hija.

No sé que pase mañana, pero hoy, olvidando un poco las malas rachas del año, me siento feliz.

Feliz cumpleaños para mí y para mi cuate Arturo.

Al menos un pozolazo si nos hará mi mamá :)



Y ahí va la rola, como dijo mi carnalito, para festejar :)

martes, 6 de diciembre de 2011

Bye bye 30´s


Hoy es el último día que estoy en los treintas, a partir de mañana seré una vieja ¡cuarentona!

Hoy los disfrutaré, los festejaré, les diré adiós y les agradeceré todo lo que me dieron...hasta hoy, creo que ha sido mi mejor temporada.

¡¡Hasta mañana!!

viernes, 2 de diciembre de 2011

La hora del adiós

Recuerdo cuando las despedidas eran toda felicidad y toda alegría. Mi mamá y Alexa salían a despedirme aventándome besos y diciéndome adiós sin aspavientos.

Hace dos meses que eso no sucede. Las despedidas se han vuelto más trágicas que un final de novela de televisa. Nada más ve que agarró mi morral y corre a la puerta o se pega a mis piernas para que la cargue. Justo hoy en la mañana que le dije que era hora de partir, me grito un rotundo, ¡no!

Aquí es donde entra mi mamá a escena y le dice que saldrán a despedirme y yo, haciendo mil payasadas, me subo a mi camioneta para encender el "limpiaparabrisas" para llamar su atención. Nada le quita la seriedad a su carita, nada le borra sus ojitos tristes. Solamente se queda viendo fijamente a donde estoy y ya que me voy alejando, me avienta un beso.

Una mañana, antes de subirme a la camioneta, sonrió, no hacia otra cosa más que sonreír. Pensé que por fin las cosas habían cambiado, que ella había madurado así de rápido y de ahí en adelante podríamos despedirnos tranquilamente.

Oh, sorpresa! su papá había llegado para estar con ella un rato y despedirse de mí, antes de irse a hacer sus cosas de la chamba... ya no me peló, pero pude tomarle la foto.

Al menos un día me fui tranquila a trabajar.

(cerca de sus ojos trae un corazón que le regaló su primita Andrea)


martes, 22 de noviembre de 2011

Clases de dolor

Desde que nació mi niña los dolores de muelas, las migrañas pasaron a segundo plano.

El día que nació sentí un poco de dolor, me los provocaron para poder hacerme la cirugía.

Uno de los dolores más grandes que sentí en la vida fue la muerte de mi papá. Al enterarte sientes que te ponen una carga muy grande en el pecho y crees no poder respirar. No ves más que un fondo negro. Sientes que giraron una ruleta en la cual se decidirá tu vida y tienes tanto miedo porque no sabes qué seguirá.

Pasaron días, meses, años para que ese dolor se bajara y se convirtiera en otra cosa, que bien sabes no es olvido pero ya no duele como al principio.

Para llegar a ello tuve que pasar por muchas etapas y la juventud, la inmadurez o la ayuda de todos a tu alrededor lo hicieron menos difícil.

Desde el domingo por la noche estoy pasando por un dolor que se le asemeja tanto a lo vivido por la muerte. Desde el domingo tengo la ruleta dando vueltas sin querer detenerse, como para hacerla de suspenso. Desde el domingo se me acabaron un poco las fuerzas y las ganas para lo que estaba haciendo: mi casa.

Pero desde el domingo me doy cuenta que aunque no tengo la juventud de hace diez, la inmadurez, ni a los amigos de aquel entonces, tengo un motorcito por el cual no me puedo detener a ver qué me dirá la ruleta. Un motorcito que no me deja tirarme a la cama porque desea comer, desea salir a pasear, desea verme sonreír y sentir mis brazos.

Hoy sufro como hace diez años, por otro tipo de dolor pero muy parecido, pero no me detengo gracias a mi hija. ¿Lo podré superar? no sé, ahorita no tengo cabeza para pensar en si puedo o no... lo que sí es que lo voy a intentar.

Un amigo te traiciona, te duele pero pues, simplemente ya no lo ves. Un primo te traiciona pero se puede uno alejar. Una pareja te traiciona, lloras y lo olvidas. Pero cuando te traiciona una hermana a la que ves a diario, a la que quieres como a una hija, a la que le diste todo sin pedir nunca nada, a la que le ayudaste con los hijos por amor... ahí ¿qué haces?

lunes, 31 de octubre de 2011

Mis 2 días sin chamba y otros incidentes más.

1.-Resulta que el martes de la semana pasada, antes de llegar a mi chamba, ya me esperaba un compañero para hablar conmigo. Lo primero que pensé fue que quería reclamarme algo o tirarme el can, pero no. Resulta que justo frente a nuestras oficinas, muy bien estacionada, estaba una camioneta del año con vidrios balaceados y dentro, una fuerte cantidad de armas, de esas que salen en la tele cuando atrapan a un narco.

Mi jefe le pidió a mi compañero que nos avisara que no nos acercáramos porque podía haber una bomba o quizás hasta nos podían culpar de ser dueños de tal cosa. 1 hora se nos fue en decidir que se hacía por mientras.

Al final nos fuimos todos a casa y mi jefe nos hablaría hasta que alguien fuera por el vehículo. Pasaron 2 días, 2 días en que me la pasé rascándome la panza, jugando con mi niña y también arreglando unos papeles en el dichoso seguro social.

Apenas el viernes me presenté a chambear y según, la camioneta desapareció así como llegó. La verdad nos da un poquito de miedo pero, pues que le hace uno, ni modo que no nos presentemos a trabajar.

2.-Hace unas semanas llevé mi camioneta a un taller para que le hicieran el cambio de aceite. Durante ese lapso sucedieron unas balaceras entre narcos y más narcos. Entre el pleito muchos dejan sus vehículos tirados y se suben al que les da la gana para huir. Pues sin darle muchas vueltas llegaron hasta el taller y pidieron las llaves de mi camionetita para irse, pero el mecánico les dijo que no servía la transmisión y optaron por llevarse otro coche. Mi camioneta no es la gran cosa, al contrario, es de medio uso pero jamás me ha fallado, lo único es que como es cherokee, esas las usan para andar en cualquier terreno y se les hizo fácil. De la que se salvó gracias a la pronta acción del mecánico, que es amigo de borrado.

3.-El sábado me quisieron robar mi camioneta. La culpa fue mía porque la dejé sin querer queriendo abierta, la cosa es que estaba abierta en el terreno de nuestra casa y eran las 2 de la tarde. Me di cuenta hasta el siguiente día y eso porque me dejaron unas "loncheras" y el encendido todo volteado, como que quisieron meter algún alambre pero no les funcionó.

Apenas ahorita me enteré que robaron un "cyber" que está al ladito de mi casa, de seguro iban por eso y como no tenían en que escapar, se les ocurrió llevarse mi camioneta porque estaba abierta, pero pues no se les hizo. Prometo solemnemente no volver a dejarla abierta ni de día, ni de noche.

Después de estos acontecimientos, seré más precavida.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Invisible

Ya he contado aquí de algunas amigas mías que fueron, intencionalmente, desapareciendo en el camino, sobre todo unas, a las que mi hermano les decía "las mutantes", por feas.

El 25 de septiembre, borrado, nos llevó a una fiesta que organizó su empresa por ser el día de la familia. Cada año hacen ese festejo como una manera de agradecerles por su trabajo. La hacen en una "quinta" para que se lleven a la familia y que no quede en una simple borrachera. La verdad estuvo buenísima, nos dieron hamburguesas, hotdogs, refrescos, sabalitos, papitas y pudimos meternos a la alberca todo el tiempo que estuvimos ahí.

Y pues resulta que una de esas amigas mutantes trabaja en la misma empresa que borrado y justo ahí, me la encontré. Pero no estaba sola, iba con su otra hermana, así que ahí estaban las condenadas.

Durante los 2 años que estudiamos juntas las llevé a su casa al salir de la prepa, veía películas con ellas, salíamos a brownsville, a la isla del padre, todos los viernes nos íbamos a bailar y a cenar tacos. Jamás pero jamás les pedi un quinto para la gasolina.

Pero me vieron y fui invisible para ellas.

Tontamente pensé que el enojo de hace muchísimos años (cuando se molestaron porque besé a un profesor en plena clase, que era mi novio pero no sabía nadie) se les había pasado, pero no. Casi casi me pasan por encima y ni así me volteaban a ver.

En una escapada sola, sin la niña, me fui al baño y cuando salió la chava que estaba en uno de los cuartitos me di cuenta que era una de ellas, Zandra. Nos vimos frente a frente y ni así me sonrió. Creo que el coraje que les dio por lo que hice, fue tan grandre que no me han podido perdonar. Hasta me parece que al verme hizo una mueca como de: "te reconozco pero ni muerta te hablo"

Sentí bien raro, la neta que muy en el fondo si sentí feo porque aunque parezca tonto, después de tanto tiempo, me dio gusto verlas.

En fin, ni se me quitó el hambre ni dejé de sonreír, lo único es que si estoy super sacada de onda porque me di cuenta que yo olvido las cosas malas muy pronto y en cambio a ellas se les puede ver , todavía, el odio en sus ojos.

Sinceramente creo que esos rencores deberían quedar en el pasado y más cuando no les afectó directamente..., en serio que qué chafas, ni aguantan nada.

jueves, 13 de octubre de 2011

Agradecimiento

Quiero agradecer públicamente a Alexa (mi hija) por ser una niña tan fuerte y mucho menos dramática que su madre, osea yo.

Hace días se sentó en una sillita de fierro, la cual se ladeó y mi pobre hija se fue de bruces, pero eso no fue lo peor, la cosa es que al caer, sus deditos quedaron presionados bajo la recargadera y, debido al machucón, un uñita del dedo anular, salió volando. Lloró muchísimo en ese momento, pero al llevarla corriendo al médico iba de lo más tranquila e incluso así se mantuvo en todo el rato que le hicieron la curación. El doctor la felicitó y me dijo que tenía una niña muy valiente y fuerte y que por favor aprendiera un poco de ella, ya que yo sí me la pasé llorando, gritando y casi casi sin poder respirar.

Ya su dedito va muy bien, un poco maltratado y pelón, pero bien. Hasta ahorita no ha llorado debido al golpe ni hace nada por quitarse su vendita.

Me siento tan culpable porque todo paso frente a mis ojos, pero de verdad que no pude hacer nada por detener su caída.

Ahora, a esperar a que crezca la uña :(

viernes, 26 de agosto de 2011

Primer aniversario.




Hace unos años mi vida era perfecta. Todo mi sueldo directito a mi bolsillo. Si quería me salía de viaje de fin de semana o me iba de vacaciones a donde fuera. Me gustaba mucho ser así, libre y no tener responsabilidades. Hoy que he pasado un año acompañada de mi hija me doy cuenta que a pesar de disfrutar mucho mi libertad, me la pasaba en depresiones. Siempre sentía que algo faltaba en mi vida y, aunque todo mundo decía que me faltaba dios, yo estaba segura que no, que la cosa iba por otro lado, pero no sabía cual.

(No quiero decir con esto que mi insinto maternal me llamaba y me pedía a gritos que me embarazara. Hablo más bien de esos temas que siempre escuché sobre que llega un momento que deseas tener hijos para compartir con ellos tu vida, temas a los cuales yo les sacaba la vuelta porque pensé que era algo que no te podía dar más que problemas y truncaba tus sueños)

Quizás las broncas con mis parejas de ese momento me hacían ponerme triste y me bajoneaba gacho. Por cualquier bronquita con ellos estaba ya tirada chillando. Instalada en el drama no había otro tema más que ¿por qué fregados me va tan mal en el amor? En resumidas cuentas: mi vida siempre fue una típica película de Woody Allen


Ahora que tengo a mi hija, cualquier bronca por más dura que sea, la tengo que dejar a un lado. No es que ya no tenga broncas o sean menos duras, es que cuando aparece la sonrisa de mi nena o escucho su vocecita, todo desaparece y me remonta a su mundo, un mundo perfecto.

Y tengo un año sin migrañas, sin depresiones. Tengo un año sin saber lo que es estar aburrida. Un año que no quiero correr a los centros comerciales a comprarme ropa o estar pensando en que gastar mi dinero los sábado por la tarde.

Tengo un año que me dio estabilidad emocional, felicidad y mucho que hacer.

Los días tal vez siempre sean iguales, las mismas rutinas, estar encerradas en casa saliendo del trabajo, sin nada nuevo en mí más que las broncas normales de la oficina, pero los cambios diarios de mi hija se convierten en los míos y siento que soy yo la que acaba de nacer.

Para todos los padres tal vez sea un tema trillado y estarán pensando que así es al principio, pero bueno, yo lo estoy disfrutando ahora mismo, así que les pido entiendan mi emoción.

Todos me dicen que hubiera sido mejor haberla tenido a los 30 pero no me parece. Creo que a esa edad yo me sentía de 18 y no estaba lista para algo así. Es un compromiso muy grande, que te marca para toda la vida, pero para bien. Hoy me siento muy segura de los pasos que doy, por fin tengo metas que quiero compartir con ella. Sueño ya con nuestra casa donde ella tenga su propia recámara y estar solitas viendo películas o armando un rompecabezas.


Mi niña no me cambio mi mundo, me lo vino a llenar de colores más vivos.

Felicidades a Sadie, por todos sus logros este año, por todas las palabras que ha aprendido, por cada pasito, por cada caída, por levantarse y seguir. Pero sobre todo gracias por esa sonrisa que me regala cuando me ve llegar a casa.

Y espero con todo el corazón, tenerla a mi lado muchos años más.


(En medio de esta alegría que siento y que no puedo ocultar, quiero mandar un abrazo a todos mis amigos y conocidos de Monterrey por lo ocurrido ayer. Esperemos que acabe pronto esto para que nuestros hijos puedan disfrutar de nuestro México como nos tocó a nosotros)

jueves, 11 de agosto de 2011

martes, 9 de agosto de 2011

Novedades

-La primera y más grande es que me cambié de casa. Así es, simplemente agarré mis chivas y me fui de mi departamento y regresé con mi mamá. Ya lo venía pensando y creo que les había contado mi deseo de hacerme de algo propio, pues sí. Empecé a ver lo de construir una casa ahí en el gran terreno de mi madre y los planes estaban más que listos, solamente me faltaba un empujoncito.

Un día me sentí mal, físicamente. No pude cargar a mi niña y ni me podía quedar parada. Me sentí fatal porque yo sola qué iba a hacer?. Entonces al haber arreglado las cosas con mi familia les dije que si podía quedarme más tiempo con ellas por cualquier cosa que surgiera mientras construía mi casa, pero seguir con mis idas al depa para no dejarlo tan solo y pagar las cuentas de luz y agua, obvio mi mamá me dijo que era una tontería porque sería como tirar el dinero, que mejor me quedara con ella ya definitivo pero yo aún dudaba. En eso a un primo que lo castigan en estados unidos y se tiene que quedar un año y medio en esta ciudad y pues platicamos y se quedará a vivir ahí. Ni tardos ni perezosos nos salímos en 2 días, arreglamos todo y ya pronto él se cambia.


Pensé que sería difícil el cambio pero no lo fue tanto. Sí me puse triste pero sólo fue un momento ya que organizar todo en casa de mi mamá hace que se me olvide todo. Mis muebles se vendieron en un fin de semana. Lo vendí todo baratísimo, lo más caro fue el aire acondicionado en 300 pesos, se fue sala, cama...todo!.


Ahora no sé si terminar una obra negra que hay en el terreno o comprar una casa de madera prefabricada, ya que dicen el gasto es el mismo. La obra negra ya tiene las paredes y son como 3 cuartos y un baño. El borradillo ya está más que apuntado para empezar con todo el show pero estamos aún decidiendo en dónde mero será.


-Mi niña ya camina. Empezó con 4 pasitos seguidos y ahora ya ni quien la pare

-Ya dice mamá, papá, "annea" (andrea) y "guau"

-Este mes cumple 1 año y me siento tan afortunada por tenerla a mi lado.



domingo, 24 de julio de 2011

1983-2011

martes, 12 de julio de 2011

Primera caída

Al 4 día de estar en la guardería mi niña enfermó. El primer día que se quedó solita, al llegar por ella me dijeron que no había querido comer nada y que le dio temperatura. La llevé a un médico cerca de mi casa y me dijo que no tenía nada. El lunes antepasado cuando volvía a pasar por ella me dijeron lo mismo y cuando me vio soltó el llanto. El martes me la checaron al entrar y me dijeron que tenía temperatura y no la podían aceptar así, pero volvía a ir con el mismo doctor y me dijo que era un simple catarrito y solamente le dio paracetamol.

La llevé a urgencias del seguro y me dijeron que la niña estaba a punto de convulsionar, que en la guardería debieron meterla en agua o haberla checado bien...pero tampoco me la checaron ahí porque no es algo de urgencia si no que sacara cita para otro día.

Con mi desesperación me fui a mi casa y la metí en agua un ratito no sabía que hacer si al doctor que la llevaba me decía que no tenía nada. Mi hermana me llamó y me dijo que la llevara a un "similares" ahí por su casa, que había una doctora muy buena y paciente. Llevé la niña y sí, me la checo perfecto y por fin supe que tenía. Resulto ser "algodonsillo" pero en la garganta, por eso no quería comer y le salía mucha babita. La inyectó de inmediato y me recetó antibiótico. A las pocas horas se le bajó la temperatura y pudo comer normal.

Fue una semana muy extraña, se la pasó en cama, triste, comiendo, sí jugaba pero ya no era la misma niña de siempre. La doctora me platicó que se de seguro agarró un juguete infectado y que no podía llevarla porque ahí tienen sus horarios de comida y la niña tenía que comer cuando le diera hambre así que ahora que mi mamá se fue de vacaciones, mi hermana me echó la mano con la niña.

Me siento muy mal porque por ahorrarme la gasolina para ya no ir hasta la casa de mi mamá, por ahorrarme discursos familiares y para poder levantarme un poquito más tarde metí a la niña a ese lugar que la enfermó, jamás se había visto de esa manera, lloraba con una desesperación y su gargantita se le escuchaba tan feo.

Ahora mismo sigue con mi hermana. Todo esto ayudó para hablar sobre las cosas que sentía por lo que me decían ella y mi mamá sobre la niña y pudimos arreglar las cosas. Le conté lo mal que me sentía por las indirectas y también se lo hice saber a mi mamá, aunque vía telefónica.

Me siento muy triste por Alexa, nunca la había visto tan mal, pero por otro lado siento que se me quito un peso de encima, creo que pusimos las cartas sobre la mesa y el susto que nos dio la niña nos ayudó para hablar y poder pensar en la relación que estábamos llevando.

En la guardería me di cuenta que todos los papás dejan a los niños enfermos, desde el día que llegué vi a todos catarrientos y mocosos, otros lloraban pero como estan tan peques pues no saben decir que les duele, así como mi niña. Les hice la obvservación de que yo no la llevaré hasta que se sienta bien pero, y si entra y los niños siguen enfermos, ¿a ellos no los regresarán? y me dijeron que el problema es que no todos los papás tienen a alguien más que les ayude y bajo su propia responsabilidad los dejan ahí todos malitos.

Ahora ya se siente mejor pero amanece con sangre seca en su nariz y tengo miedo. La llevaré al médico en estos días para ver si es sólo resequedad por tanto estornudo, ya que la sangre es poquita pero pues ya van 2 días que amanece así.

En fin, veremos que sucede, ya lo único que quiero es ver a mi niña totalmente sana y sonriendo como antes.

jueves, 30 de junio de 2011

Primer día

Hoy es el primer día que mi niña se queda todo el día en la guardería.

Después de estarles pidiendo consejos y contándoles sobre las broncas que de repente surgen en la familia, decidí meter a la niña a la guardería. Mi mamá se sacó mucho de onda pero también le cayó de perlas porque así podrá viajar a ver a mi abuelita cuando ella quiera y necesite.

El primer día de adaptación tuve que ir por 4 horas para acompañarla y ver que es todo lo que le enseñan. Me gustó. Yo pensaba que no las pelaban pero si alguno llora y no saben el motivo lo cargan por un ratito hasta ver qué es lo que le molesta. Mi niña se volvía loca con los juguetes y los niños que estaban ahí. De la emoción no quiso comer ni dormir, pero se lo permitieron porque era el primer día. Su papá fue por nosotras y cuando lo vio se quiso ir de ahí de inmediato.

Al segundo día fueron 5 horas y mi mamá fue la que estuvo con ella ya que en mi chamba no me dejan faltar tanto tiempo. Creo que se chifló más con ella que conmigo, pero imagino porque pasan todos los días juntas, pero todo bien.

Ayer las corrieron a la hora porque no había luz.

Hoy ya se quedó y mi corazón también. Sentí una tristeza terrible verla con su carita de seria, no lloró pero estaba tranquilita. En una de esas me extendió los brazos o creo que me decía adiós y casi salgo corriendo. Las maestras me decía algo que ni pude escuchar por lo mal que me sentía.

Ya mañana que esté más tranquila platicaré con ellas sobre cómo durmió y qué tal está de salud.

Aunque sé que es lo mejor que le puede pasar por todo lo que aprendera, siento un vacío que ni el almuerzo pudo llenar :(

miércoles, 29 de junio de 2011

Anillo de compromiso

Dicen los terapeutas que mi temor a casarme es por el tipo de matrimonio que he visto en el entorno en el que vivo, que a la primera de cambios se divorcia o por los hombres manipuladores y machistas que conocí en el pasado.

Puede ser.

Lo que sí sé es que desde que era adolescente y me enteraba de alguna compañera que se casaba me daba una tristeza enorme por ella. Pensaba que la vida se le había acabado. Sentía que sus metas de ser alguien en la vida se terminaban y ahora solamente le quedaba ser mamá y aburrirse del amor de su vida en unos años.

Cuando decidí vivir con el tipo chilango que se cruzó en mi camino intenté darle una oportunidad a convivir con una pareja, a compartir mi espacio y me resultó lo que tanto temía y mi miedo al matrimonio creció. Por más que me digan que no todo es igual he preferido estar sola por un tiempo y aunque tengo pareja, que cada uno viva en su casa, ya si en unos años se esfuman mis miedos, veremos.

En 2004 apareció un chico que de la nada me dijo que yo le había gustado, nos conocimos en un oxxo y me dio su tarjeta para que le llamara. Pasó un mes y me animé a llamarle un domingo que estaba aburrida y me invitó a salir.

Cuando lo volví a ver no me movió para nada el tapete, pero su plática era muy buena así que no pasé una mala noche. Así duramos un mes saliendo hasta que me pidió fuera su novia, yo le pedí tiempo. Eso fue como en octubre.

No había día que no me pidiera que fuéramos novios. Me llevaba a cenar, al cine y quería que hasta los domingos estuviéramos juntos, cosa que yo odiaba. Era un chico que lloraba por todo, muy romántico y eso me chocaba.

Siempre hacía planes. Un día me llevó a buscar una casa porque se iba a cambiar y cuando llegamos a ver una me dijo que si me gustaba esa sería donde viviríamos cuando nos casáramos ¡gulp!

Me pintaba una vida hermosa, llena de viajes, una casa hermosa, dinero... pero nada me animaba. Luego para rematar me insistía en que se moría por hijos y quería convencerme para tener uno, yo estaba decidida a no tener y discutíamos mucho por eso.

No sé si por quitármelo de encima o por cansancio decidí darle el sí. Pensé en ser su novia y se lo diría el día de mi cumpleaños.

Ese día, el 7 de diciembre 2004, fue por mi a mi chamba y me tapó los ojos con un paliacate. Yo me imaginé (sinceramente) que me llevaría a un motel o a un "chipanddale". Cuando llegamos escuché voces y me imaginé que haríamos un trío o algo así y me empecé a asustar.

Cuando me bajé del coche y me destapó los ojos a mi lado estaba mi hermano Arturo y su pareja y todos gritaron el famoso felicidades. Resulta que mi hermana, mi cuñada y él se había puesto de acuerdo para hacernos una fiesta sorpresa en un restaurante de comida japonesa. Ahí estuvieron los más allegados y hasta mi sobrinita adorada.

Todo iba bien, con más ganas tenía en mente darle el sí hasta que pasaron 2 cosas que me hicieron odiarlo. Primero, cuando cargué a mi sobrina me pidió que la bajara, que ya pronto tendría tiempo de cargar los propios, me cayó tan mal que ya no lo pelé en toda la noche, hacía lo posible por alejarme.

Segundo. Frente a todos me dio un regalo que era una cajita, por más que me hacía tonta para no abrirlo, él lo hizo. Era un anillo con un diamante, lo sacó y me lo puso en el dedo anular. Unas amigas que estaban gritando emocionadas me dijeron que me estaba pidiendo matrimonio y yo me hacía mensa, me quité el anillo y lo puse en el dedo índice. Él insistía que ahí no iba y mejor me lo quité.

Cuando nos fuimos de ahí nos dijeron que le seguirían en casa de mi hermano para una pachanga pero yo le pedí me llevará a la casa. Ahí le dije que jamás me volviera a buscar, que me había decepcionado que me quisiera comprometer a aceptarlo para casarme al dármelo delante de todos. Lloró muchísimo pero no había vuelta de hoja. Cuando alguien me decepciona es difícil que yo lo perdone.

No pasaron ni 20 días y él ya estaba presentándome a una novia con la que se casaría, al mes ya estaban encargando bebé.

Cuando me enteré toda la culpa que sentía por haberlo visto llorar desapareció, ahí me di cuenta que él solo buscaba una mujer que se saliera de trabajar para hacerle de comer, tenerle limpia su ropa y le diera un bebé.

Hace 2 meses me lo encontré y me vio con mi niña en brazos. Se acercó y me preguntó si era mía, cuando le contesté me dijo que se sentía dolido porque él realmente quería tener hijos conmigo y que le mintiera fue una gran ofensa que no podría perdarme nunca. Obvio me valió gorro pero le dije que hasta que la decisión de tener hijos nada más me corresponde a mí y que me operé para que nada más fuera una. Al menos me dijo que era una niña hermosa pero se retiro enojado.


Por cierto, ya pasaron muchos años y sigo con el anillo de compromiso, ¿debo regresárselo, regalarlo o empeñarlo?

viernes, 24 de junio de 2011

Kozmikid rockera


Siguiendo los pasos de sus apás :)

martes, 21 de junio de 2011

La casa de mi papá

Creo que fue mi mamá la que me comentó cuando tenía como 7 años que mi papá trabajaba en un lugar de radiocomunicaciones y que como estaba lejos de casa, tenía que quedarse a dormir ahí por semanas. Como no le entendía le pedí que me explicara, que me dijera qué hacía ahí, cómo era su oficina. Íbamos en el camión y me señaló una antena gigante y me dijo: mira, ahí es! volteé y en vez de ver una casa vi lo que saltaba a la vista y ya no pregunté mas. Cada vez que a lo lejos veía las famosas antenas les decía a mis amigos que ahí vivía mi papá y todos se reían.

En Matamoros debe haber muchas antenas pero ayer que no andaba tan despistada alcancé a ver una y recordé aquella vez. Sin dudarlo volví a hacerle el comentario a borrado: mira, ahí vive mi papá!, pero como ya sabe que me falta un tornillo, solamente se sonrió.


miércoles, 8 de junio de 2011

Dilema

Ya pronto se acerca el cumple número 1 de mi niña, bueno es hasta agosto, pero creo que si uno quiere festejar las cosas deberían ser ya. Mi dilema es que como jamás he hecho una fiesta para niños o para alguien más, no sé que debo hacer, si algo sencillito nada más para mi madre y mis hermanos o hacer algo para la familia en general.

Resulta que toda mi familia del gusto que les da saber que tuve una hija después de gritar a los 4 vientos que no tendría hijos todo el tiempo estan al pendiente de ella (cosa que agradezco y me hace feliz) y siempre me dicen o me hacen sentir que quieren estar con ella en un día tan especial aunque sea para comer pastel.

La neta yo tengo mucho miedo, no quiero asustar a mi niña con tanta cosa pero tampoco quiero quedar mal con alguno de mi familia o hacerlos menos. No sé que debo hacer!!!

¿Me recomiendan hacer fiesta en grande? ¿el primer año solo se festeja o pasa desapercibido porque los niños no entienden aún? ¿qué se hace de comer en esos casos? ¿debo comprar piñata? ¿debo invitar a todos o nomás los que me caen bien?

Lo más importante para mí es que mi hija sea feliz y demostrarle que la amo pero también me gusta mucho que mi familia la vea y la quiera tanto... me siento en un dilema, el tiempo pasa y no tengo nada claro para ese día.

Por mientras de que le pienso y me ayudan, les comparto las fotos de mi Sadie en la playa, su papá la llevó a conocerla el pasado fin de semana :)






martes, 31 de mayo de 2011

Mensajes del más allá

A mi papá le gustaba mucho tomar fotos. Desde que tengo uso de razón lo veía con cámara en mano fotografiando todo lo que se moviera. Lo malo de mi papá era que se acababa rollos y rollos en fotos que aveces no valía la pena, él no se esperaba a que alguien posara o lugares bonitos, el agarraba parejo.

Creo que de ahí surgió mi sueño de ser fotógrafa. Recuerdo que me gustaba ver los anuncios de la revista "semanal" en donde salían unos cursos de fotografía por correo. Soñaba con tomar uno y ser una de las mejores del mundo. Mi papá en son de burla me llamaba "Mafafa".

De mi papá teníamos muchas fotos, de sus viajes, de cuando salió en obras de teatro, de cuando jugaba futbol o cuando nevaba en los pueblos de Chihuahua. Como viajaba mucho no podía faltarle la dichosa camarita.

Mi papá solía posar de manera que pareciera que no posaba. Cada vez que decían ¡foto! mi papá simulaba estar viendo para otro lado y acto seguido levantaba la mano. Así sin mas levantaba una mano que colocaba cerca de su cara. Nunca le preguntamos porque hacía eso, se nos hacía una característica propia de él y aunque nos daba risa la respetábamos.

Ahora que ya no está físicamente con nosotros nos acordamos y nos lamentamos no haberle preguntado. Nos parecía ridículo pero jamás se lo comentamos. Mis hermanos de broma cuando se toman una foto levantan al mano imitándolo y todos soltamos la carcajada.

El día que se reunieron mis tíos, después de tantos años de no verse, el tema principal fue mi papá. Todos recordaban cosas especiales que vivieron con él. A cada rato lo mencionaban o decían que ojalá estuviera ahí con ellos.

Yo no creo en espíritus ni cosas del más allá. A mi lo que mas me preocupa es el más acá. Yo no creo en señales o en mensajes que nuestros seres queridos nos envian porque simplemente pienso que ellos ya no estan en ningún otro lugar, simplemente se mueren y adiós todo contacto con la vida. Siempre escucho frases como "mi papá reencarnó en mi hijo", "mi papá me quiso decir que por medio de mi hijo que todo está bien" y aunque tal vez las digan totalmente convencidas, yo no creo para nada que sea cierto.

Como sabrán el día del evento fui la fotógrafa así que me agarré, como mi papá, tomando foto a todo lo que se moviera sin importarme si eran malas fotos, total, ahora tenemos la facilidad que se borran al momento si no te gustan, solo que yo me esperé hasta que estuviera en casa para ver cuáles eran las mejores.


Y ahí estaba, en medio de tanta foto hubo una especial que me llamó la atención y me hizo pensar que mi papá quiso decirnos que estuvo con nosotros. Ya sé que me juzgarán loca y tal vez piensen que son ideas mafufas, pero les voy a enseñar la dichosa foto.





Mi hija hizo justamente la misma pose que hacía mi papá. Las fotos que le anteceden sale sonriendo, viéndome, tirando cosas y justo esa ve hacía otro lado y levanta la mano, justo como lo hacía mi papá. Las manos que se ven son las de mi mamá y dice que en ese momento que la tenía agarrada estaba platicando con una de mis tías y no puso atención.

Cuando vi la foto me solté llorando. Sigo siento una escéptica, pero les juro que esto me movió grueso el tapete.

Hoy se cumplen 10 años de que mi papá quiso irse y lo extraño como si fuera ayer.

jueves, 26 de mayo de 2011

martes, 24 de mayo de 2011

Tarde pero...

...un dolor de muelas me detuvo para gritar:



¡PUMAS CAMPEÓN!




Felicidades al equipo de mis amores por su 7° título






Siempre los voy a querer.

viernes, 13 de mayo de 2011

Feliz cumple...




La familia de mi papá: De izquierda a derecha: su hermano mayor Pedro, mi abuelito Pedro, luego sigue mi abuelita Andrea, mi tía Irma, en la camioneta sentado mi tío Gumaro con su beba Emma y al final, como siempre posando como si no se diera cuenta que tomaban una foto, mi papá.


Hoy cumple años.







(Una de sus canciones favoritas)

¡Me borraron una publicación!

¿Alguien sabe cómo puedo recuperar una entrada del blog?, ayer escribí una larguísima y hoy ya no aparece y me aparece un anuncio que hicieron limpia de blog...porqué justamente se borra la última?

(Gracias a Natali y taker que ya me sacaron de mi duda. Disculpen la histeria que reflejo en este blog)

jueves, 12 de mayo de 2011

Un amargo despertar

Cuando decidí tener a mi hija pensé que lo más difícil sería lidiar con las desveladas, con los llantos sin saber porqué, con las idas al médico a deshoras, con los gritos y berrinches por nada, pero no fue así.

No sé si ella misma se dio cuenta de mis miedos, de mi inexperiencia y me resultó una niña de lo más alivianada que disfruta de la noche como yo. Duerme hasta las 7 de la mañana y siempre se despierta con una sonrisa. Es día que las visitas al doctor son solamente de rutina, cada mes. No llora mas que para pedir que le de de comer y eso porque sinceramente se me olvida que come.

Lo más díficil hasta ahorita, aunque parezca increíble, es lidiar con los celos terribles de mi hermana. Sí, de mi hermana.

Al principio mi mamá decidió cuidar a la niña y todos me convencieron de dejarla en casa y nada de guarderías. Al principio mi hermana, con sus reservas, me ayudaba en cuanto a consejos y le compartía con mi mamá la crianza de Sadie, pero de unos meses para acá empezó a cambiar.

Mi hermana es una persona que tiene un carácter muy difícil. Siempre fue la consentida de mi papá y está falta de amor todo el tiempo. Es de las mujeres que les gusta que todo el tiempo les digan que son bellas y que pudieron encontrar un partido mejor. Es una mujer que se dedicó al hogar porque está acostumbrada a recibir, no a compartir. Es una mujer 10 años menor que yo.

Mi relación con ella es buena, a secas, y siempre lo ha sido. Los 10 años que nos llevamos me hicieron verla casi como una hija y no como una hermana. Yo no puedo aconsejarla, yo quiero resolverle sus broncas y ella, se deja querer. Siempre pase lo que pase, he tratado de sacarla de sus broncas, de tenerla contenta. Yo le ayudé con su niña cuando nació. Estuve a su lado y le ayudé de todo corazón a cuidar a esa beba que se convirtió casi en hija mía. Fui como abuela para esa niña, no había cosa que no quisiera porque se lo concedía. Ya he contado un poco aquí como es mi relación con Andrea.

Pensé sinceramente que mi hija tendría en Michel la tía consentida que fui yo, la amiga que la escucharía cuando tuviera un problema, la mamá postiza que la ayudara cuando yo no estoy.

Empecé a ver celos de ella hacia Sadie pero me negaba a aceptarlo. De repente me salía con cada frase hiriente o negativa, pero pensaba que era cuestión de adaptarse. Pero sin querer un día escuché que le dijo a su hija: Quítate Andrea!, no molestes a vero, tú ya pasaste de moda.

Me dolió en el alma y me alejé un poco de mi niña. Le dejé de hacer tantos cariños y de cargarla para esforzarme en demostrar que Andrea era mi príncesa todavía. Aun así mis demostraciones no servían de nada, la siguió alejando de mí y no la dejaban ya estar en mi casa.

Traté de comprarle cosas a mi hermana, de bajarle películas, canciones pero todo era inútil, las recibía bien, contenta pero a la niña le seguía metiendo esas ideas. Un día Andrea me dijo que su mamá le pidió que ya no se juntara conmigo porque yo ya no la quería, que ahora tenía a mi hija con quien podía desaburrirme.

Hace 2 meses que empezó con sus ataques hacia mi hija. No deja de recalcar que las niñas bonitas siempre pero siempre salen hijas malas, se vuelven busconas de hombres o mujeres amargadas porque nadie las quiere por el mal carácter, que así será mi hija y ahí pagaré todas las que yo he hecho.

Si me pongo a analizar las cosas que he hecho no considero que sean tan crueles o malvadas como para que mi hija "pague" por eso. Al contrario. Aunque no me gusta cantarlo siempre he tratado de ayudar a mi familia, de darles un peso cuando lo necesitan, de ahorrarles las salidas saliendo yo misma de mi trabajo.

De pronto me vi haciendo más de lo que puedo para tenerla contenta y ya no me diga nada de mi hija, que ya no la critique, que ya no la ridiculice delante de los que nos visitan al decir que es floja o que muerde porque es una niña mala y rebelde. De pronto me di cuenta que hice aun lado a mi propia hija por los celos estúpidos de una mujer de 30 años que tal parece que el verme feliz con mi niña le produce rabia.

He decidido meter a mi hija a una guardería con todo el dolor de mi corazón, esto porque según mi hermana, mi mamá siempre se queja con ella de que soy una madre desnaturalizada por dejársela ahí, que batalla porque no tiene tiempo de hacer sus cosas y porque ya no puede salir de viaje como antes. Díganme lo que sea, pero hasta siento que ella misma le mete ideas porque en el fondo mi mamá no deseaba que Sadie fuera a uan guardería, ya que yo les dije que al año sin pretextos tendría que meterla, que solo me diera chance. Pero ahora al momento del ataque mi mamá se le une y es muy doloroso.

A mí me gusta hablar de frente y me gusta que me lo digan pero mi familia está acostumbrada como dice el dicho: te digo Juan para que entiendas Pedro, y simplemente ya no puedo más.

En este momento estoy pasando por un momento tan difícil que siento que no encontraré la puerta. No quiero alejarme de mi familia pero siempre que tocó el tema me dicen que quién me mandó tener una hija, que tengo que pasar lo mismo que ellas para saber lo que es ser madre, que me aguante, como si fuera un castigo.

Siempre pensé que la familia está para echarte la mano. Yo no pensaba tener hijos, lo sé, pero ahora que lo decidí pensé que ellas estarían para ayudarme y apoyarme no para meterme el pie, porque según ellas, debo sufrir para disfrutar el ser mamá.

Ayer les dijes que metería a mi niña a una guardería y en vez de decirme algo positivo me dijero que la correrían porque es una niña que solo dará problemas y se burlaron de sadie diciéndole que todos los niños le pegarían, mi niña solamente sonreía, todavía no entiende nada.

Como verán, este 10 de mayo fue amargo porque no pude darle un abrazo sincero a mi madre ni a mi hermana. Este 10 de mayo volvió a ser como aquellos en que yo vivía sola alejada de mi familia castigada o estudiando en casa de familiares. Este 10 de mayo me cayó el veinte que nuevamente debo fajarme los pantalones y hacer mi vida con mi hija. Me prometí no sentarme a llorar si no a actuar. Ahora que ella entre a la guardería nuestras tardes serán más bonitas sin reproches ni ataques, ni se diga los fines de semana.

Creo que me debo quitar la etiqueta que yo mismo me puse de "protectora familiar". Un día así nomás decidí velar por mi mamá y mi hermana y en vez de sentirme feliz de verlas bien, me siento frustrada porque no las tengo contentas. Debo verlas como mi familia no como hijas que debo resolverles sus broncas. Ayudarlas solamente cuando yo pueda.

Y aunque me siento con las ganas de salir de esto también me siento un poco triste porque nuevamente me siento utilizada y atacada, siendo que pensaba que las cosas con mi familia ya estaban sanadas, que ya no había envidias y que podía rescatar la relación que tenía dañada con mi mamá.

Hoy, aunque soy la más feliz por ser mamá de una niña hermosa que solamente da sonrisas, también me siento muy triste y deseosa de un abrazo.

:(


martes, 10 de mayo de 2011

¡¡Soy mamá!!

Agárrense escuelas, eventos públicos, tiendas de autoservicio, jefe mío y todos aquellos que festejan a las madres y que me pasaban por alto. Ahora sí comeré y disfrutaré todo sin remordimiento. Ahora ya no llevaré a mis sobrinos para fingir lo que no soy y a la mera hora me daba pena y me salía corriendo.

Ahora sí aprovecharé mi situación...soy mamá y voy por todo!!






Felicidades a todas las mamás que visitan mi blog, a las mamás de ellas y de mis amigos.

Y felicidades especiales a las mamás de los jugadores de los pumas por tener unos hijos tan buenazos.

Gracias Sadie por llegar a mi vida, por permitirme ser tu mamá y por darme la oportunidad de comer pastel, recibir una rosa ( aunque no me gustan) y sentirme importante hoy por ser madre.

jueves, 28 de abril de 2011

Los 3 cochinitos

Cuando era niña y escuchaba la canción de los 3 cochinitos pensaba que mi mamá nos la había escrito porque éramos muy sucios o la pasábamos jugando con tierra y comiendo ladrillos. Éramos 3 y mis papás en verdad querían quedarse nada más así pero la falta de anticonceptivos permitieron que llegaran 2 más a nuestra familia.

No voy a decirles que recuerdo perfecto el día que nos tomaron las fotos que acontinuación subo, para nada, pero sí hay algunas donde tengo menos de 2 años y las recuerdo clarito. Fueron muchas las fotos que mis tíos nos tomaron porque éramos los únicos sobrinitos. Siempre nos sacaban a pasear o nos presumían con sus amigos. Yo fui la más grande y era la consen de todo mundo.

En la última reunión que tuvieron y de la cual hablé un poco algunos en vez de decirme Vero me decían "la pimi", el apodo que me decían de niña. . La neta se siente padrísimo que se acuerden de mi niñez y que me platiquen todas las peripecias que viví con ellos.

Mi tío Pedro me cargaba en su mano, yo muy mona me paraba y me ponía dura para que me paseara de lado a lado, dicen parecía una muñequita. Mi tía Irma me vestía y me llevaba a dar la vuelta en su coche. Mi tío Gumaro fue el que me puso el apodo de pimi, por lo de pimienta. Es bonito sentirse querida por todos y tal vez les caiga gorda a mis primos porque tengo más anécdotas que ninguno, pero yo no tengo la culpa. Regañen a mis papás por comerse la torta antes de los 15. Cuando nacieron ellos ya mis tíos andaban en otra onda y no les pusieron la atención que tuvieron conmigo o con Arturo.

En la primer foto salímos los 3 hermanos en un lugar que se llama "laguito" aquí en Matamoros. Ahora esta muy diferente, se sigue llamando igual pero creo que ahora sirve para que las parejitas vayan y se demuestren su amor.

Como se aprecia estoy despeinada, como hasta hoy. Mi hermano Dani es el que está enmedio de nosotros y el otro, Arturo, mi cuate.

En la foto de abajo estamos con mi tía Irma en la casa de mis abuelos que ahora es casa de mi mamá. Mi prima Anabel de Durango me dio la foto, no podía creerlo cuando la ví: estoy sentada de manera que no se me ven los chones! por fin se demuestra que alguna vez fui femenina y correctita.

Mi hermano Daniel esta sentado en el andador y se me hace que mi hija se le parece mucho, hasta en el gesto de molesto. Arturo esta con una sonrisa que se me hace tan tierna y mi sobrino Diego, hijo de mi hermana Michel, se le parece tanto.

Pues no me queda más que dar gracias a los que me dieron las fotos. Casi no tengo de mi niñez porque todas se me quemaron o mi hermana Vianey las rompía, así que éstas son tesoro para mí y hoy, a tan poco de celebrar el día del niño, se las comparto con mucho gusto.


miércoles, 27 de abril de 2011

Por favor...

...quédate a vivir la vida loca, Robi.

martes, 26 de abril de 2011

8 meses



El borrado me pidió una foto especial de nuestra pulguita para un mural que pondrán en su trabajo donde se presumirá a los retoños de los empleados. Todo esto por el dichoso mes del niño y el 30 de abril les darán una bolsita de dulces. Le tomé un montón. Ésta fue una de las que tomé para dársela pero como sale seria y además enseña pierna, no la llevó.

El orgulloso padre me comenta que todo mundo le dice que es hermosa y que a la primera se dan cuenta que es su hija, por el color de sus ojos. También me platicó que hay una señora en especial que le dijo que por favor, cuando se acabe todo ese show, le regale la foto. Según cuenta solamente tuvo varones y su sueño fue tener una hija y como la Sadie es bonita, quiere tenerla para verla todos los días.

Borrado de broma le dijo que primero tiene que poner su huella con el pañal usado en la foto y fue como se la quitó de encima. Dice que es muy insistente y me preguntó que opino sobre eso.

No soy de las que creen en mal de ojo ni nada de esas cosas pero el pensar que alguien más tiene una foto de mi hija solamente porque tuvo puros hombres me da mala espina y le dije que de mi parte no regalaría una foto a una desconocida, así que me echará la culpa a mí.

¿A poco no es medio loco ese asunto?

Hoy mi Sadie, que significa príncesa en hebreo (apenas me entero) cumple 8 mesesotes...y yo sigo feliz de tenerla a mi lado.

lunes, 25 de abril de 2011

Inventario de semana santa

1.-Por primera vez en 5 años que tengo en mi chamba mi jefe me permitió descansar desde el miércoles de semana santa.

2.-Pinté mi sala de verde bandera.

3.-Me faltó una pared porque se me acabó la pintura y al día siguiente que fui ya se había terminado ese color y no llega hasta la otra semana.

4.-Estuve a punto de caerme de una banca y en vez de salvar a mi hija, traté de salvar un plato de tacos que tenía en la otra mano :(

5.-Renté películas que no pude ver porque se me perdió el control del dvd.

6.-Comí hasta hartarme.

7.-A mi camioneta le salió humo y con todo y escuincla me bajé en pleno periférico pensando que explotaría. Se había quemado el aparato del AC

8.-Fui a una reunión y gracias a Sadie me cayó encima un vaso de coca, un vaso de agua, caldo de pescado, frituras y para rematar pastel de chocolate.

9.-En la misma reunión al querer dar cátedra de las diferentes religiones que tenemos en el país, en vez de decir "testigos de Jehova" dije "testículos", casi me cuelgan.

10.-Empecé a hacer los planos para construir mi propia casa.

lunes, 18 de abril de 2011

Vero y su "ya merito"

Cuando tenía 11 años mis compañeritos de sexto año me eligieron como "candidata a reina de papel", competíamos todos los grupos no importaba el grado. La idea era recolectar la mayor cantidad de papel periódico, el grupo que lograra obtener el mayor pesaje, ganaba.

Toda la vida me he carecterizado por dejar todos mis proyectos a medias (lo único que llegó a su término fue mi embarazo y eso porque no dependía de mí si no de la señorita que es terca como mula) y en ese entonces no fue la excepción. Sinceramente me dio muchísima flojera pedirle a la gente que me apoyara a recolectar papel así que hasta el último fin de semana me animé a ir casa por casa a pedir periódico.


Era la 1 de la tarde y yo seguía jalando un carrito con 2 periódicos que me habían regalado desde las 9:00 am. Ya cuando andaba en las últimas y a punto de irme a casa a descansar llegaron mis compañeritos de salón y me dijeron que había un señor que tenía mucho periódico y que las otras niñas todavía no pasaban por ahí, así que nos fuimos a buscar varios "diablitos" para recogerlos. Nos fuimos por el y lo llevamos a la escuela. Vi todas las hileras de mis compañeras candidatas y se podían sumar las hojas que llevaban. Ya me veía reina.


Al día siguiente que llegué nos pasaron inmediatamente a los honores. Me parece que no hubo ni himno ni juramento, todo se fue directo al dichoso concurso. Ese día no llevaba huaraches, mi mamá me puso mi mejor y único vestido rosa con "chip and dale" ( las ardillitas) de adorno en la pechera y zapatos nuevos. Dieron el tercer lugar y resultó una niña de 2 año. Dieron el segundo lugar y dijeron mi nombre.


El primer lugar lo sacó la niña de 5 año. Llevaba 10 o más filas del mentado papel. Resulta que la señorita vivía por el Heraldo y no se molestó para nada de pedir ayuda, la gente misma se lo llevó a su casa.


Segunda nominación.


En primero de secundaria me volvieron a elegir como candidata a reina de la primavera. Teníamos que juntar mucho dinero para arreglar las canchas de voleibol, la que lo hiciera, ganaría. Mis tías Irma, Cuca, Belén y mi abuelita hicieron tamales para recaudar dinero, para esto me mandaron primero a vender boletitos y sí, los vendí todos.

Todo quedó listo para las 12:00 del pleno medio día.
Ahora nada más faltaba ir a entregarlos para que todos me pagaran. Siempre digo que mi cuate es el tímido y yo la extrovertida, pero aquella vez me salió lo ranchera. Me monté en mi macho y no salí a entregar nada. Mis tías me regañaron y me pedían que fuera, que cumpliera porque iba a quedar mal con mucha gente, pero no pude.

Se nos echaron a perder 100 docenas de tamales que al final mi tía los andaba regalando. Me regañaron toda la tarde y al final no salí ganadora. De nueva cuenta quedé en 2 lugar. Resulta que ninguna chavita juntó dinero así que el primer lugar lo sacó la más bonita, el segundo la más simpática y el tercero la más amiguera.


Aquí si recuerdo perfecto que me prestaron un vestido tipo xv años color rosa que solamente me puse para la foto (que no tengo). Como todo se hizo a una cuadra de la casa al final de la coronación corrí a ponerme el traje que me había comprado mi tía Irma para lucir a la hora del baile. Era un pantalón y blusa verde aqua con un chaleco color rosa mexicano encima.


Lo peor no es el colorcito si no que me puse el dichoso traje al revés y todo mundo se dio cuenta y se burló de mí. Tal vez fue ahí cuando empezó a valerme todo porque, aunque los compañeros gritaban que me iba a durar otro mes no me fui a cambiar, al contrario, yo seguía bailando éxitos de durán durán y cindy lauper enfrente de todos.


Creo que me daba más pena ver a mis rivales candidatas bailando con sus vestidos esponjados y con peinados exagerados que mi traje con las costuras y las etiquetas de fuera.

Es fecha que me sigo preguntando ¿cómo fue que me eligieron a mí para ser candidata? porque seamos honestos, bonita bonita, no soy, quizás se deba que en donde hay borlote, ahí me tienes siempre en primera fila.

lunes, 28 de marzo de 2011

Sábado familiar

Los hermanos de mi papá se reunieron el sábado pasado. La llegada de mi tía Irma, que viene de Dallas, (sin albur) prendió el foco para tal reencuentro. Durante una semana se empezó a organizar todo. Mi tía Licha, que es de Tampico estaba en Monterrey, así que solamente esperamos que resolviera sus asuntos y la teníamos más que anotada en la lista. Mi tía Cuca, que es la mayor, vive en Brownsville nada mas era cuestión de pasar por ella así que no había bronca.

El principal problema era traer a mi tío Pedro que vive en Durango pero al final por cuestiones laborales, fue imposible que viniera, pero nos prometió que nos llamaría para que pudiéramos platicar todos con él. En punto de las 12 del mediodía ya estábamos todos reunidos en casa de mi tío Gumaro, el menor de los hombres, que es el único que vive aquí en Matamoros.


Fue un abrazar, llorar, reír, recordar, comer, chismear, criticar muy sabroso. Las y los primos ahí presentes nos tomamos muchas fotos. Recordamos todas esas fiestas decembrinas que pasamos en casa de mi abuela materna en donde nos hacían tamales y nos daban a romper una piñata llena de "colaciones". Platicamos de las cientos de aventuras que vivimos cuando íbamos a bañarnos a los canales de riego. Cuando jugábamos a la cuerda, a los quemados. Me sentí niña de nuevo y extrañé mucho a mi papá.

Él era quien reunía a todos en aquellos tiempos. Organizaba todo el show de principio a fin y como era muy querido nadie podía decirle que no. La última vez que se reunieron todos fue en su funeral, de eso hace 10 años. Como suele pasar en toda familia, por broncas sin importancia, todos andaban en su rollo y no hubo oportundidad de verles juntos como familia. Era más sencillo ingnorarse que brindarse una palabra de aliento.

Me tocó ser la fotógrafa y cada que tomaba una foto familiar pensaba en él, en el gusto que debió darle ver a sus hermanos olvidando rencores, olvidando penas y sonriendo como cuando eran jóvenes. Faltaron sus bromas y sus consejos. Casi podía escuchar que me decía que era la mejor "mafafa" del mundo. En cada uno de sus hermanos pude verle a él así que me la pasaba abrazándolos.

Mi embarazo pasado fue también tema principal aquella noche. Todos contaron como se enteraron y del gusto que les dio. Nadie podía creer que por fin, después de repetir y repetir que los niños no estaban en mi lista, diera mi brazo a torcer y comentaban que nomás porque mi hija era toda una belleza había valido la espera.

Por lo regular en este tipo de reuniones son mis aventuras, mis tragedias y mis locuras el centro de atención. Siempre se estan riendo de cada cosa que hago o recuerdan todas las tonterías que hecho en la vida.

Pero esta vez fue otra personita a la que todo mundo buscaba y quien se robó el show:





Al sentarla junto a su primito Joshua para tomarles una foto por ser los "niños del 2010", Sadie volteo y le dio tremendo beso frente a todos los presentes que soltaron las carcajadas. Obviamente todos exclamaron: "igualita a su madre".

Fue un hermoso día.

viernes, 25 de febrero de 2011

Hielo, frío y pura cosa buena

A principios de Febrero nos cayó una helada. Mi camioneta amaneció con un ruido medio extraño como de tos de perrito y cubierta de hielo el cual tardamos más de una hora para quitárselo. Estuvimos a -4 grados, pero como dicen los expertos, la sensación era de -10 osease que era un fríototote. Tenía tanto de no sentir mis pies congelados, de ver mi nariz roja, de ver el paisaje blanco que me agarré a tomar fotos como turista gringa.

Llegamos todos tarde al trabajo, pero nos dieron chance. Mi jefe vio que a las 10 se asomaba el sol así que ni pensar darnos salida hasta que el transformador de enfrente estalló e hizo se fuera la luz en toda la cuadra, no le quedó de otra y salimos corriendo como niños de primaria, que en vez de irnos a refugiar a nuestra casita aprovechamos para salir y gastar el poco dinero que teníamos en el bolsillo en trolelotes, café y pan francés recién salido de la panadería de soriana.






El panorama pintaba para estar aburridos en casa sin luz (porque en la colonia la cortaron) pero al llegar a casa de mi madre una mirada me hizo pensar que esos días en que no tenía nada qué hacer se acabaron. Esos días en que tenía que buscar algo en qué entretenerme quedaron en el olvido. Unos ojos borraditos me esperaban alegres cuando me bajé de mi camioneta. Con su gorro de "yaquítamelo" y feliz de verme nos quedamos parte del día bajo el solecito asando carne y elotes.



miércoles, 9 de febrero de 2011

Feliz 50 aniversario.


Hoy se cumplen 50 años de que mi banda favorita tocó en the cavern. A pesar de todo lo que está sucediendo con las despedidas de grandes músicos, hoy es un día de fiesta para los fans beatles. Hoy me traje mi playerita de Lennon aunque mi jefe todo el día me pregunte si es Luis Miguel o Arjona (solo por molestar).

A festejar!

martes, 8 de febrero de 2011

Eugenio Toussaint (1954-2011)

Dicen que los buenos músicos no se van solos...

Exposición: Extensión espiritual



Realmente no sé si las fotos que acontinuación subo sean las que expondrá Arturo éste 21 de febrero en punto de las 11 am en Bellas Artes de nuestra ciudad, pero como toda hermana orgullosa quiero presumirles un poquito más de lo último de sus creaciones. Ser de luz


El pianista


Pareja de artistas abriendo espacios

lunes, 7 de febrero de 2011

lunes, 31 de enero de 2011

Corazón lleno

Dicen que los lunes ni las gallinas ponen. Este día suelo pasarla tranquilamente porque nadie llama, nadie envía correos y me la paso organizando todo lo que haré en la semana.

Raro pero hoy no ha dejado de sonar el teléfono pidiéndonos cotizaciones e información sobre una camioneta que mi jefe está vendiendo. Sin poderme tomar un cafecito, amablemente contesto y despejo dudas de todos. Estaba en una llamada larga con un cliente cuando suena un "bip" que me avisa que alguien insistentemente me está marcando y pienso que es algo de suma urgencia y me acelero para cortar la llamada en turno. Trato de encontrar la palabra clave para cortarla sin sonar grosera pero el cliente habla de lo más tranqui.

Sigue ese "bip" que me hace pensar que es algo que no puedo perder, quizás sea el cliente que más chamba nos da y qué tal que se molesta. Al final corto la llamada e intento salvar la que está en espera y bingo! la salvo.

"da, da, da, da, da, da, ma, ma, ma, ta, ta, pa,pa,pa".... y un sin fín de balbuceos más hacen que mis lagrimotas salgan y mi humor gris a tan solo las 10 de la mañana se vuelva un lienzo de colores vivos.

Mi mamá me llamó para que escuchara a mi niña que hasta ayer apenas sacaba un "ma" o un "pa" los cuales tenía que andar cazando con cámara en mano, hoy no deja de decirlo como si estuviera en una plática de cotorritos.

Soy feliz

lunes, 24 de enero de 2011

Cuando un amigo se va

El único perrito que he tenido llegó un enero del 2000. Era un shnauzer enano hermoso, negro y muy inteligente. Me gustó desde que lo ví. Una chava del lugar en que yo trabajaba los estaba regalando y como la casa de mi mamá siempre ha tenido un patio enorme, decidí llevármelo y cuidar de el. Mi novio de ése entonces y yo le pusimos el nombre de "muerte", todo por una canción de illya kuriaki.

Lo cuidamos entre los dos y ése mismo año terminamos pero aún sí seguimos cuidándolo juntos por 4 años más. Llegó el tiempo de separarnos y tuvimos que decidir con quien se quedaría a vivir. Juanjo lo cuidaba todo el día porque yo trabajaba en un periódico por las mañanas y aveces en las tardes y como él es músico, solamente trabajaba viernes y sábados, estaban super acostumbrados juntos. No fue tan difícil saber con quien viviría. Como la amistad no terminó bien estuvimos mucho tiempo separados, no sabía nada de muerte más que por mi hermano que me daba noticias de vez en cuando, hasta el año pasado que nos reencontramos y renovamos la amistad. Ahí Juanjo me platicó cómo era muerte ahora, me enseñó fotos y pude estar en contacto con él, al menos por pláticas y por facebook.

Pasó lo de mi embarazo y mi bebé ocupó todo mi tiempo libre, aunque me prometí a mi misma visitar a muerte y llevar a Sadie para que convivieran no se me hizo posible. Muerte murió el 18 de enero, aún no sé las causas pero sé que ya lo mandó cremar a Monterrey.

La noticia recién me la dio mi hermano ayer y de una forma que me cayó como un balde de agua helada, no supe como reaccionar hasta que estuve sola en mi depa. Ahí me cayó el veinte y me sentí culpable por dejárselo a mi amigo, por no visitarlo, por esperar a que mi niña tuviera más edad para presentarlos, en fin, puedo decir mil cosas, pero luego entendí que así se siente cuando un amigo se muere, porque aunque no lo tuve tan presente estos últimos años, fue mi primer perro, al primero que yo cuidé y con el que salía a pasear en el coche, el que comía de mi boca (literalmente) el que dormía con nosotros en la cama, al que le disparábamos con la mano como si fuera una pistola y fingía morir, y aunque tuviera una galleta frente a el no se levantaba hasta que le diéramos la señal. Me di cuenta que muerte es el único perro que tuve, que quise y que tendré.


miércoles, 12 de enero de 2011

Confieso que...

Empecé el año con tremenda flojera mental que para que les cuento. No sé aún ni que escribir, ni que contar, ni que subir a este pobrecito y olvidado blog.

El año pasado lo terminé igual. Desde el aniversario luctuoso de Lennon mis fuerzas se fueron debilitando. Aquellas vibraciones cósmicas se esfumaron y no supe ni a donde.

Lo mejor que me dejó el 2010 fue mi hija, por supuesto. Viví un montón de cosas, de cambios que ustedes ni se imaginan y que no pude contar por la magnitud de cada uno de ellos y que en algunos casos fueron muy pero muy personales.

Me atreví a irme de vacaciones con mi retoño y fue una experiencia muy linda. Batallando con todo un ejército de maletas y con ella en una cangurera fue lo mejor que pude haber vivido. Levantarla de su asiento después de 7 horas de viaje y que todo mundo exclamara: ¡venía un bebé en el camión y ni cuenta nos dimos! me hizo prometerle que la volveré a invitar el próximo año, si todo sigue como hasta ahora o mejor.

Siento que fue el único año en que gocé gastar mi aguinaldo y vacaciones y además supe a donde fue a parar cada peso. Cada sonrisa de mi familia que conocía a la Sadie me hizo pensar que valía la pena mi esfuerzo de todo el año.

Qué más puedo decir? tal vez muy poco por ahora, pero trataré de quitarme estas telarañas mentales que me invaden para irles contando mis experiencias vividas estos días, ah! porque ni de las balaceras me libre allá en Tampico.

Otra cosa que sí les puedo contar y que es otra cosa hermosa de 2010 y 2011 que empieza, es que jamás me había sentido tan feliz y completa.



Feliz año 2011!