jueves, 12 de mayo de 2011

Un amargo despertar

Cuando decidí tener a mi hija pensé que lo más difícil sería lidiar con las desveladas, con los llantos sin saber porqué, con las idas al médico a deshoras, con los gritos y berrinches por nada, pero no fue así.

No sé si ella misma se dio cuenta de mis miedos, de mi inexperiencia y me resultó una niña de lo más alivianada que disfruta de la noche como yo. Duerme hasta las 7 de la mañana y siempre se despierta con una sonrisa. Es día que las visitas al doctor son solamente de rutina, cada mes. No llora mas que para pedir que le de de comer y eso porque sinceramente se me olvida que come.

Lo más díficil hasta ahorita, aunque parezca increíble, es lidiar con los celos terribles de mi hermana. Sí, de mi hermana.

Al principio mi mamá decidió cuidar a la niña y todos me convencieron de dejarla en casa y nada de guarderías. Al principio mi hermana, con sus reservas, me ayudaba en cuanto a consejos y le compartía con mi mamá la crianza de Sadie, pero de unos meses para acá empezó a cambiar.

Mi hermana es una persona que tiene un carácter muy difícil. Siempre fue la consentida de mi papá y está falta de amor todo el tiempo. Es de las mujeres que les gusta que todo el tiempo les digan que son bellas y que pudieron encontrar un partido mejor. Es una mujer que se dedicó al hogar porque está acostumbrada a recibir, no a compartir. Es una mujer 10 años menor que yo.

Mi relación con ella es buena, a secas, y siempre lo ha sido. Los 10 años que nos llevamos me hicieron verla casi como una hija y no como una hermana. Yo no puedo aconsejarla, yo quiero resolverle sus broncas y ella, se deja querer. Siempre pase lo que pase, he tratado de sacarla de sus broncas, de tenerla contenta. Yo le ayudé con su niña cuando nació. Estuve a su lado y le ayudé de todo corazón a cuidar a esa beba que se convirtió casi en hija mía. Fui como abuela para esa niña, no había cosa que no quisiera porque se lo concedía. Ya he contado un poco aquí como es mi relación con Andrea.

Pensé sinceramente que mi hija tendría en Michel la tía consentida que fui yo, la amiga que la escucharía cuando tuviera un problema, la mamá postiza que la ayudara cuando yo no estoy.

Empecé a ver celos de ella hacia Sadie pero me negaba a aceptarlo. De repente me salía con cada frase hiriente o negativa, pero pensaba que era cuestión de adaptarse. Pero sin querer un día escuché que le dijo a su hija: Quítate Andrea!, no molestes a vero, tú ya pasaste de moda.

Me dolió en el alma y me alejé un poco de mi niña. Le dejé de hacer tantos cariños y de cargarla para esforzarme en demostrar que Andrea era mi príncesa todavía. Aun así mis demostraciones no servían de nada, la siguió alejando de mí y no la dejaban ya estar en mi casa.

Traté de comprarle cosas a mi hermana, de bajarle películas, canciones pero todo era inútil, las recibía bien, contenta pero a la niña le seguía metiendo esas ideas. Un día Andrea me dijo que su mamá le pidió que ya no se juntara conmigo porque yo ya no la quería, que ahora tenía a mi hija con quien podía desaburrirme.

Hace 2 meses que empezó con sus ataques hacia mi hija. No deja de recalcar que las niñas bonitas siempre pero siempre salen hijas malas, se vuelven busconas de hombres o mujeres amargadas porque nadie las quiere por el mal carácter, que así será mi hija y ahí pagaré todas las que yo he hecho.

Si me pongo a analizar las cosas que he hecho no considero que sean tan crueles o malvadas como para que mi hija "pague" por eso. Al contrario. Aunque no me gusta cantarlo siempre he tratado de ayudar a mi familia, de darles un peso cuando lo necesitan, de ahorrarles las salidas saliendo yo misma de mi trabajo.

De pronto me vi haciendo más de lo que puedo para tenerla contenta y ya no me diga nada de mi hija, que ya no la critique, que ya no la ridiculice delante de los que nos visitan al decir que es floja o que muerde porque es una niña mala y rebelde. De pronto me di cuenta que hice aun lado a mi propia hija por los celos estúpidos de una mujer de 30 años que tal parece que el verme feliz con mi niña le produce rabia.

He decidido meter a mi hija a una guardería con todo el dolor de mi corazón, esto porque según mi hermana, mi mamá siempre se queja con ella de que soy una madre desnaturalizada por dejársela ahí, que batalla porque no tiene tiempo de hacer sus cosas y porque ya no puede salir de viaje como antes. Díganme lo que sea, pero hasta siento que ella misma le mete ideas porque en el fondo mi mamá no deseaba que Sadie fuera a uan guardería, ya que yo les dije que al año sin pretextos tendría que meterla, que solo me diera chance. Pero ahora al momento del ataque mi mamá se le une y es muy doloroso.

A mí me gusta hablar de frente y me gusta que me lo digan pero mi familia está acostumbrada como dice el dicho: te digo Juan para que entiendas Pedro, y simplemente ya no puedo más.

En este momento estoy pasando por un momento tan difícil que siento que no encontraré la puerta. No quiero alejarme de mi familia pero siempre que tocó el tema me dicen que quién me mandó tener una hija, que tengo que pasar lo mismo que ellas para saber lo que es ser madre, que me aguante, como si fuera un castigo.

Siempre pensé que la familia está para echarte la mano. Yo no pensaba tener hijos, lo sé, pero ahora que lo decidí pensé que ellas estarían para ayudarme y apoyarme no para meterme el pie, porque según ellas, debo sufrir para disfrutar el ser mamá.

Ayer les dijes que metería a mi niña a una guardería y en vez de decirme algo positivo me dijero que la correrían porque es una niña que solo dará problemas y se burlaron de sadie diciéndole que todos los niños le pegarían, mi niña solamente sonreía, todavía no entiende nada.

Como verán, este 10 de mayo fue amargo porque no pude darle un abrazo sincero a mi madre ni a mi hermana. Este 10 de mayo volvió a ser como aquellos en que yo vivía sola alejada de mi familia castigada o estudiando en casa de familiares. Este 10 de mayo me cayó el veinte que nuevamente debo fajarme los pantalones y hacer mi vida con mi hija. Me prometí no sentarme a llorar si no a actuar. Ahora que ella entre a la guardería nuestras tardes serán más bonitas sin reproches ni ataques, ni se diga los fines de semana.

Creo que me debo quitar la etiqueta que yo mismo me puse de "protectora familiar". Un día así nomás decidí velar por mi mamá y mi hermana y en vez de sentirme feliz de verlas bien, me siento frustrada porque no las tengo contentas. Debo verlas como mi familia no como hijas que debo resolverles sus broncas. Ayudarlas solamente cuando yo pueda.

Y aunque me siento con las ganas de salir de esto también me siento un poco triste porque nuevamente me siento utilizada y atacada, siendo que pensaba que las cosas con mi familia ya estaban sanadas, que ya no había envidias y que podía rescatar la relación que tenía dañada con mi mamá.

Hoy, aunque soy la más feliz por ser mamá de una niña hermosa que solamente da sonrisas, también me siento muy triste y deseosa de un abrazo.

:(


8 comentarios:

NTQVCA dijo...

Punto número uno: Aunque no es igual, yo te mando un abrazo bien fuerte y de 5 minutos desde acá.
Punto dos: Aunque no es igual estamos en situaciones similares, creo que eres muy chingona y debes fajarte los pantalones, visualiza de manera positiva el bienestar para tu niña y actua, tú sabras lo que es mejor, pero con la cabeza fría, no te pongas a la altura de tu hermana que sin duda te envidia (porque eres chingona te repito), echale pa´adelante y cuida mucho a tu linda Sadie que es lo mejor que podría tener cualquiera.

Kózmica dijo...

NTQVCA:
Gracias por el abrazo, no importa la distancia si es sincero y así lo siento.
Es bien difícil pensar y asumir que alguien te envidia, más si es alguien que sí tiene una familia completa.
Muchas gracias por tus palabras que me hacen sentir que en verdad soy todo eso y que aveces olvido por la carga emocional que de repente me cae. En verdad gracias,no sabes lo que mucho que necesito abrir estos ojos que por sentimentalismo se me cierran.
Un abrazo igual de fuerte

NaTali dijo...

Me identifique con lo que escribiste., yo siempre quiero tener contenta a la gente me gusta ayudarles a solucionar sus problemas y si los veo de mala cara trato de ponerlos de buenas., eso por eso que de repente sufro por que ellos están mal, me pasa mas con mi mamá y mi hermana y me provoca cierta ansiedad no poder ayudarlas.
Tienes una ventaja grande! una Hija! la cual siempre te anclara a tu realidad y evitara que actúes de forma equivocada., La nena estará bien en la guardería será mas sociable y si muerde o araña ahí aprenderá a dejar de hacerlo., no es la única ni la primera que lo hace.

Te mando un abrazote! ya nos contaras como le fue a la pequeña Sadie en su nueva vida¡

[.saиđяîиε.t.] dijo...

pues igual te mando un abrazo y espero que pronto todo mejore por allá....

Que mal que la gente sea envidiosa y mucho más cuando es de tu familia... =S, pero tienes una preciosa bendición por la cual velar y salir con la cabeza en alto... así que tu ten ánimo y disfruta de tu nena lo más que puedas; si tu familia no quiso disfrutar de ti y de todo lo que le has dado, pues ella se lo pierde... es problemas de ellas y no tuyo...

asi que bueno, desde la lejana chilangolandia, te mando mis mejores vibras, hace un rato que no pasaba por aca.. pero sigo dándome mis vueltas por estos rumbos...

Cuidense mucho... =)

Kózmica dijo...

Na tali
Justamente así soy. Me gusta ver feliz a mi familia, les presto dinero, les compro cosas, las llevo al cine, es más, siento que hasta en su payasito me he convertido. Aveces soy el blanco de sus burlas, pero que ataquen a mi niña me dolió más que nada. Gracias por tus palabras, creo que hay que cambiar ya de actitud y pensar más en uno mismo.

Sandrine
Un abrazo también para ti. Creéme que soy la única mujer a la que no deberían tenerle envidia, me ha pasado cada cosa! por eso me parece difícil creerlo, pero aveces cuando uno no es feliz con lo que le tocó vivir se pone a resaltar los defectos de otras personas, digo, para tener algo emocionante en su vida, imagino a si le pasa a mi hermana.

Mil gracias

[.saиđяîиε.t.] dijo...

¡se borraron los comentarios!, =S ¡que mal!, bueno, pues no se si leiste el anterior, pero te mando un abrazo y te deseo lo mejor para ti y tu niña (que está bien preciosa, por cierto), no dejes que la envidia de la gente te robe lo mejor que la vida te ha regalado, disfruta al máximo y recuerda que quien no quiera y/o aprecie lo que le das, ya tiene dos problemas, ok?

saludos desde el d.f.

=)

PHERRO dijo...

Un fuerte abrazo Carnalita.
Es triste la situación porque es tu familia, pero Tú debes hacer lo que es mejor para ti y Sadie.
La vida nos pone a cada uno en su lugar, con el tiempo ellas se darán cuenta de su mal proceder.
Como siempre lo haz hecho, ponle todo tu valor y entusiasmo a la situación, tu hija será la fuerza que te sostenga y tu para ella eres por ahora el mundo entero, no dejes que nadie siembre malos sentimientos en ella, nadie.
Cuídate mucho, luego nos leemos.

Lau Zelg dijo...

A veces te leo y no comento, pero hoy me senti super identificada con lo que estás pasando.
En cuanto a tu mama y hermana, a veces la mejor forma de ayudar es no ayudando, dejando que cada persona haga lo que puede y quiere y que se atenga a las consecuencias como todos los demás mortales hacemos.

Y la mejor forma de proteger lo que tienes y haz elegido vivir es romper los círculos viciosos, veras que Sadie sera la fuerza que necesites en los momentos malos y la razón de tus mayores alegrías.

No hagas caso a necedades, lo que no sirve a la basura y no permitas que nadie nunca te impida el disfrutar de tu bebe.

Animo, que aunque duele, veras que el ponerte a ti y a Sadie primero que todo, tendra sus recompensas.