viernes, 30 de enero de 2009

Concierto de la azotea

"Si con algo me decepcionó la policía es al no arrestarnos. Hubiera sido genial terminar el concierto en la azotea con un titular "Beatles terminan concierto en la Cárcel"-Ringo Starr, Anthology.

Día: 30 de enero de 1969

Lugar: Edificio de Apple Records Corp. en Saville Road, Londres.

Hace ya 40 años que los Beatles nos dejaron en imágenes un concierto de 42 minutos en la azotea donde grababan "Let it be". Fue un regalazo para unos cuantos que sorprendidos, se detenían a echarles un vistazo. Hasta que desafortunadamente llegó la policía, y aunque no los detuvo, si se acabo el concierto. Ya me imagino si hubiera pasado en Méxic0, con "una corta", el festival de woodstock sería una fiesta infantil en comparación con la megapachanga que se hubieran aventado, con todo y "tornaconcierto"

Cuando veo el video, no puedo creer que las chicas todas educaditas esperaron pacientemente a que terminaran el show. Yo me hubiera lanzado como loca a besar a John..inglesas al fin.

Las rolas que cantaron fueron: "Get back", "don´t let me down" (en la mitad de la canción John olvida la letra y dice frases sin razón), "I´ve got a feeling", "one after 909", "dig a pony" y "Get back". Esta canción fue interpretada 2 o tres veces, al fina casi la interrumpen pero, con permiso de la autoridad, lograron terminarla, ya cuando se estaban alejando del escenario John se regresa al micrófono y con el humor que lo caracteriza les dijo : "Me gustaría agradecer en nombre del grupo y esperamos haber pasado la audición", algo que hizo reír mucho a los "mirones" y le brindaron un aplauso.

Cuelgo un video de ese día.


martes, 27 de enero de 2009

Érase una vez en Guanajuato...

El día de hoy mi hermano Arturo me pasó la foto que he puesto en mi blog, ya ni me acordaba de ella, es más, pensé que ya no existía , y no es que tenga los siglos, solo que como han pasado muchas cosas en nuestras vidas pensé se había perdido o que se la habían robado porque salimos muy guapetones :P

Esa foto es de finales de octubre del 2001, nos lanzamos a Guanajuato mi hermano, su novia, mi exnovio, un chico con el que yo salía y yo. Parece extraño, pero sí, mi exnovio iba acompañándonos en el viaje, me acuerdo que mi pareja me había invitado solamente a mi, pero como yo no podía vivir sin mi ex, le pedí que lo invitara y así fue como luego se nos unió mi hermano y su novia, todo porque mi ex y su novia son hermanos...qué bonita familia!

Fue un viaje padrísimo, estaba el cervantino a todo su apogeo, lleno de música, de espectáculos, de tianquis hippies, de hecho, ahí se puede ver en la foto que mi hermano y yo andábamos en esa onda, bueno y además con unos kilitos de menos :P. Antes de llegar al mero Guanajuato nos detuvimos en Dolores Hidalgo y pasamos por el museo de José Alfredo Jiménez. Esa ciudad se me hizo bien tranquila, bonita y limpia.

Cuando llegamos a nuestro destino final nos hospedamos en una posada bien "chirris", pero pues como nada más íbamos a dormir, no nos importaba tanto. Caminamos bastante, recorrimos muchos lugares, fuimos a la casa de Diego Rivera, bajamos a las minas, fuimos a la casa del pintor Chávez Morado, lugar donde nos tomaron la foto. Estuvimos 2 días nada más ahí, luego nos fuimos para San Miguel de Allende, un lugar carísimo y lleno de más turistas que nada, como que se piensa que todos los que vamos a visitar ese lugar venimos de otro país porque nos querían "chamaquear" hasta con los precios de los hot dogs.

Nos habíamos puesto de acuerdo para el año siguiente regresar juntos, pero como siempre, la vida da muchas vueltas, mi exnovio y la ahora exnovia de mi hermano 3 años después desaparecieron de nuestras vida y la relación con el chico que nos invitó no funcionó y ahora nada más es un buen amigo.

Pero bueno, el recuerdo nadie nos lo quita, se que ellos como yo cada que vean esas fotos se acordarán de lo bien que la pasamos, de la divertida que nos dimos y del gasto tan grande que hicimos, ya que como no era planeado, terminamos comiendo lonches de aguacate y queso en el coche.

Espero más adelante regresar al cervantino, es un lugar muy lindo y del que no te cansas de visitar.

Gracias a mi hermano por la foto y espero que me pase más para colgarlas :)


lunes, 26 de enero de 2009

De regreso a casa

He llegado con bien de mi viaje relámpago a la ciudad de México. Estuvo tranquilo, cómodo y sin accidentes.

El viernes salí de la central a eso de las 8:15 pm, me subí al camión y no había muchos pasajeros, éramos como 6 personas, pero, oh! sorpresa, a mi lado iba una pareja con un niño de 2 años, en ese momento mi mente se ajusto para aguantar lo que viniera, y es que yo entiendo que los niños pues son eso, niños, son traviesos, gritones y aunque los papás les digan que no hagan ruido, a esa edad les vale y hacen los que le dé la gana, pero éste niño traía gripe, tos, se notaba consentido porque cosa que pedía, cosa que le daban. En fin, lloró unas 4 veces a grito pelado, creo que era mucho mi cansancio porque pude conciliar el sueño después de sus lindos berridos.

Los tíos Germán y Toña llegaron por mí y me llevaron hasta la casa de mi suegra, fue una sorpresa ver al Cris, súper hinchado por el suero, es algo natural y que pronto se le va a ir bajando.

Llegaron familiares de todas partes, por fin pude conocer a parte de mi familia política. Por lo regular cuando kriss está en casa de mi mamá no para de hablar, nosotros nos burlamos de él porque no nos deja decir palabra alguna contándonos sus historias de niño y adolescente. Ahora estaba serio, callado, y no porque estuviera molesto, si no porque todos sus primos y tíos estan peor que él, hablan hasta por los codos, pero no caen gordos, al contrario, hacen muy ameno el momento.

Me siento tranquila, contenta, feliz, todo salió como lo esperaba, mis nervios se disiparon al verlo y platicar con él. De comer nos invitaron unos deliciosos tacos de "suadero", me comí 6, nuevamente me sirvió de comida y cena. El sábado vimos el partido de las chivas adoradas del Criss,y el domingo nos aventamos el de mis adorados Pumas, que le ganaron 1-0 al Santos, estuvimos a nada de ir a ver el partido al estadio ya que los primos y tíos de Cris le van también a la UNAM, pero todavía no le dan chance de salir a mi adorado tormento, ya que apenas el viernes le quitarán los puntos de la espalda y es cuando poco a poco podrá hacer su vida como antes.

La operación de Criss fue todo un éxito, al menos ahora si se hizo lo que se debía hacer, ya nada más esperarnos para ver como reacciona ante las terapias y rehabilitaciones, pero creo que ya estamos mejor que al principio. Serenidad y paciencia.

A mi amiga Gaby no pude verla, pero ya vendrán más ocasiones para visitarnos, ahora estuvimos concentrados en la casa, viendo películas y platicando con la familia, ya cuando pueda salir será lo primerito que haremos, ya sea para irnos de paseo o para estar en casa tomando un café o un chocolatito para la migraña de las dos :P

Ahora estoy en la chamba... no tengo tanto trabajo pero si debo ocuparme de una que otra cosilla, así que... feliz lunes...espero hayan tenido un buen fin de semana como el mío :)

(Algo no cuadra)





viernes, 23 de enero de 2009

A la capirucha sin escalas

Ya tengo todo listo para mi viaje, ya traigo en la camioneta mi maleta para no andar batallando, nomás paso por mi boleto y me lanzó con mi santa madre . Voy bien cargada de tiliches, llevó la ropa que le dejaré al Cris en México, sus chamarras, pantalones, gorros, cosas de las chivas, bueno casi todo lo suyo porque la temporada que pasará en aquella ciudad será un poco larga por los tratamientos y terapias.

Estoy nerviosa y emocionada. Nerviosa por ver al Cris, llevamos ya casi 2 semanas sin vernos, me siento como quinceañera en fiesta. Y emocionada por el viaje, por todas las cosas que se dicen de esa ciudad, aunque ya pasé por ahí a finales del año pasado, esta vez me voy en camión y siento que voy a andar como la india María, escondiendo mis cajitas para que nos me las vuelen.

Y es que no es lo mismo que la ciudad de Monterrey, cuando me tocaba viajar allá cada fin de semana pues yo sola me aventaba a irme a la clínica, aunque es una ciudad ya también llena de tráfico, no se compara, no me da miedo, me siento segura como si anduviera aquí en Mata, pero México es otro rollo.

Aquí quiero aclarar que no tengo nada en contra de la ciudad del cerro de la silla, esto lo digo porque ayer, mi amiga Caro me dijo que qué me habían hecho ahí para que les tirara tanto en mi post pasado, pero no, la cosa es en la clínica, el personal médico, los doctores, ni siquiera las enfermeras que tan bien se portaron con el Cris. Los doctores le sacaban la vuelta y de plano nos dijeron que no podían hacer nada porque eran fechas de fiestas, así como se lee, eso da coraje, pero con la gente de Monterrey "na nais".

De hecho vengo enamorada de esa ciudad, de todos los lugares turísticos, de la estación 91x de ese lugar, ya la pongo en internet todos los días, es buenísima, música oldie tooodo el día, y fue de chiripa, ya que un día que me tocaba ir a comer pues me lancé a las liverpulgas que están frente al hospital y ahí la escuché, y un señor bien lindo me dijo que estación era y toda la cosa, y como me había llevado un mini radio para el Cris, esa música nos hizo pasar el rato un poco más agradable

Otra cosa que me llamó mucho la atención es que según se dice que los son "codos", "tacaños", bueno me contaron la historia de ese mito, pero sinceramente yo comprobé todo lo contrario. A pesar de que los días se antojaban para estar en la pachanga o con la familia, muchos iban a la clínica a darnos una cena, un desayuno, una comida, lo que se podía, y veías de todos los status sociales, daba ternura como gente humilde te llevaba unos tamalitos y un champurrado y solo alcanzaba para unos pocos, todo porque sabían que si estábamos en el hospital no era por gusto, si no porque nos tocaba cuidar algún pariente enfermo. Todo eso no se me olvida, nunca lo había visto en otra ciudad, así que mala onda no fue de la ciudad, ni de la gente en general, si no de como trataron al Cris los doctores del seguro social.

Me extendí un poco en eso porque si quería dejar bien claro ese asunto.

México también me gustó mucho, me parece enorme, me asombró las distancias que se recorren para llegar de un lugar a otro. Aquí hago 15 minutos para visitar a mi mamá, y eso que vive fuera de la ciudad, en cambio allá, ese tiempo es para ir de compras al súper o a las tienditas, no manches!. Ahora comprendo el stress de mi amga Gaby, su desesperación cuando me cuenta que fue a algún evento o que andaba buscando algo en una tienda. Creo que para fin de semana me gusta, pero para vivir, ya sería mucho , mi migraña se la pasaría al tope todos los días :P

Me despido, ya el lunes les estaré contando como me fue en la capirucha y como ví al Cris.

Les deseo un bonito fin de semana.

lunes, 19 de enero de 2009

Navidad 2008

En la vida existen bonitos y amargos recuerdos, existen cumpleaños, graduaciones, bailes, cenas, comidas, citas que son inolvidables para nuestra mente. Son aquellos que por una cosa u otra nomás no se te pueden salir y vienen de repente para sacarte una sonrisa o una lágrima, según sea el caso.

Mi familia nunca acostumbró a hacer fiestas en las navidades, una cena quizá, y el mentado santa nos llegaba los días 15 de diciembre, sin falta, justo cuando le llegaba el aguinaldo a mi papá (¿coincidencia?). Hubo 3 veces que recuerdo me trajo los que han sido mis muñecos favoritos: Karla, la que camina sola (vil mentira no daba ni un solo paso a menos que la empujaras). Esponjita lily, mientras se bañaba le ponías un shampoo especial y al oprimirle su estómago le salían burbujas por la cabeza, tétrico no?. Lagrimitas lily (eran de la misma marca) se suponía que al llorar le salían lágrimas de verdad, pero jamás mis ojos vieron tal cosa.

Pero el recuerdo más marcado es el de la navidad de 1985, estábamos bien fregados, me acuerdo que mi papá vivía en la ciudad de Tepic y nosotros en Chihuahua, ya le habían dado su cambio para aquella ciudad pero primero se fue solo para buscar un lugar donde nos instalaríamos. Ese año mi papá llegó pero sin lana, sólo pudimos cenar algo sencillo, y el señor Santa sin falta me trajo un balón de soccer, que, según me platicó mi papá, le había entregado días antes, yo tenía ya 14 años y ese cuento ya no me servía de mucho, aunque la divertida que me di con la pelota nadie me la quito.

Cuando recuerdo ese día me parece tan triste, pero tan feliz a la vez; sin lana, sin juguetes caros, sin cena de revista, pero todos juntos jugando y esperanzados a que el año que seguía nos iba a ir de maravilla, cosa que sí sucedió. A mi papá le dieron una chamba excelente y todo fue diferente.

La navidad pasada más o menos estuvo igual, no teníamos planes, nada más nos visitarían familia de Cris y viajar, nomás en sueños. Pero las cosas que pasaron no tuvieron ni siquiera un pequeño acercamiento a lo que teníamos planeado.

El Cris a mediados de diciembre se puso muy mal, enfermó a tal grado que en una visita de rutina en la ciudad de Monterrey de plano lo dejaron internado. Al menos parecía que todo acaba ahí, pero no, como eran fechas de fiestas los médicos no nos daban día de cirugía, de plano ni nos daban esperanzas de nada, ya para ellos no había arreglo y no quedaba más que regresarnos con la misma a pasar vacaciones en casa. Pero como mi maridito es bien terco, se quedó ahí amachado a que le tenían que hacer algo, cosa que ayudo mucho después.

Después de 13 días de estar practicamente viviendo en ese hospital, de haberme peleado con mi suegra por la custodia de mi susodicho, de que los familiares cansados de esperar por una operación se fueran a sus lugares de origen, se les ocurre a unos tíos maravillosos de Cris intentar trasladarlo a una clínica muchísimo mejor de la Ciudad de México, pensábamos que obviamente todo se quedaría en palabras, pero no, como que ya todo estaba poniéndose en su lugar, de repente todo ese vía crucis que pasamos se iba esfumando.

Y para seguir con la buena suerte, aparece en escena mi amiga Gaby, ella simplemente quería avisarme que me había enviado unos unos regalitos al depa de Mata y cuando le platiqué todo el show que estábamos viviendo, sin pensarlo dos veces se ofreció a ayudarnos a comprar los boletos del avión ya que a ella le hacen el 60% en una línea aerea, nosotros ya lo único que hicimos fue subirnos al avión, cosa que le agradecemos un chorro, ya que con todo los papeleos del hospital ni tiempo para ir a hacer reservaciones.


Por tantito y no nos vamos, perdimos mucho tiempo gracias a unos tíos y a mi suegrita que de plano no me dejaban enviar los papeles para que se hiciera el traslado, según ellos todo era parte de un plan de la otra familia para tener más cerca al cris y no visitarlo en Monterrey, !por favor!.

Desde que pisamos el D.F. todo se tornó diferente, incluso el ánimo delCris era otro, se le veían las ganas de seguir con todo esto, de acabar con su dolor y de esperar todo lo bueno y malo que viniera por delante. Antes de empezar con los trámites del asunto, nos dieron un pequeño tour por la basílica de Guadalupe, ya que él
es muy creyente de ella, lo cual respeto de todo corazón. Luego nos llevaron a comer unos tacos al pastor y debo confesar que nunca había probado algo tan delicioso como eso, por lo regular me como 3 tacos, y ahí de plano me comí 5, todavía en la noche me sentía llena.

Por la tarde, a eso de las 5 cuando terminamos de comer, Cris pidió que lo llevaran a la clínica, a eso íbamos y aunque fuera 31 de diciembre él lo que quería era saber si de verdad se iba quedar internado en ese lugar del que tanto le hablaban.

Nuestro martirio terminó, inmediatamente lo internaron y le dieron los cuidados adecuados, yo me quedé a dormir con él así que felices pásamos juntos el año viejo y recibimos al año nuevo. La clínica es otra onda, lo trataban como rey. Ese día me tuve que ir a casa de una tía a descansar porque me dio una gripa de horror, y si por error se la contagiaba le iban a dar hasta 15 días más para alguna operación.

El viernes 2 me puse peor, con una tos de perro y un catarro fatal de plano me tuve que despedir de lejecitos y con todo el dolor de mi corazón, del Cris, pero al menos ya teníamos fecha de cirugía y yo tenía que regresarme a chambear, aunque debo decir que me vine tranquila de dejarlo en buenas manos, tanto del hospital como de su familia, ya que como es sabido él es del D.F. y allá está toda su banda que nos está echando la mano para cuidarlo.

El viernes a la 1:15 pm por fin conocí a mi amiga Gaby, después de 2 años de platicar por correos, por msn, por los foros beatles , por fin se nos hizo conocernos, nos dimos un abrazo bien fuerte, fue de las emociones más grandes de mi vida. Habíamos pasado tantas cosas, buenas y malas, peleas, reconciliaciones, que me parecía imposible tenerla frente a mí, verla junto a Oscar, su esposo que es toda amabilidad, y del que tanto me había hablado. También tuve el gusto de conocer a sus 3 sobrinitos, ese día les había tocado cuidarlos y nos fuimos todos de tour.

Me dieron un pequeño y a la vez gran recorrido por aquella ciudad, como andábamos buscando mi boleto de camión, pasamos por lugares que ni pensaba conocer ese día. Pude ver el estadio de mis pumas adorados, pasamos por Reforma, por el ángel de la independencia, por Chapultepec, hasta por la plaza de las tres culturas, donde debo confesar, se me salieron las de cocodrilo.

Nos fuimos a comer a burguer King, todo esto a las 5:00 pm, me daba pena con los pobres niños que tan pacientemente aguantaron todo el tour para llegar a comer unas deliciosa hamburguesas que devoramos como niños de hospicio., Después de eso nos metimos al cine. Sí, aunque parezca extraño, nos dio tiempo para ver una película antes de que yo abordara el autobús. Vimos Desperaux, la película del ratón héroe, una película muy bonita, ¿verdad Gaby? :P


Esa tarde fue muy padre, sentí que estaba al lado de unos amigos de toda la vida, me hicieron sentir parte de su entorno, en ningún momento me sentí fuera de base o sacada de onda, todo fue como cuando te pones de acuerdo con tu mejor amigo o la familia y te vas de shopping.


Pero todo tiene una hora, y la mía había llegado, tenía que despedirme para regresar a mi vida, a mi casa, a Tamaulipas. Fue muy triste la despedida, sobre todo porque uno de los sobrinos de Gaby le entró fuerte la depre y se puso a llorar, yo ahí contuve mis lágrimas pero saliendo a los andenes que me pongo a chillar como niña.


El viaje fue muy cómodo, me tocó ir sola, así que dormí placidamente las 12 horas que duró el viaje, no me di cuenta de nada hasta que llegamos a San Fernando. Estuve con mi mamá unos días, bueno me voy turnando, me gusta estar sola pero hay días que la preocupación de la operación me pone de unos nervios, así que con la plática de mi madre y los gritos de mis sobrinos todo se me hace más relax.


Tengo tanto que agradecer:

A la familia Catalán Guerrero.
Mil gracias por cuidar de mi, por darme cobijo, comida, consejos y ,sobre todo, cariño, justo los días en que más necesitaba, gracias por hacerme sentir ya parte de la familia y aguantar mis quejas y lloriqueos a finales de diciembre.

A la familia Mascorro Corona.
Mil gracias por permitirnos confiar, por darnos oportunidad de respirar un poco después de sentir que se contenía el aliento, gracias por todo lo que hicieron por el Cris, gracias por demostrarnos toda su bondad.

A Gaby y Oscar.
Mil gracias por ayudarme aún sin conocerme en persona, por pensar en el bienestar de Cris, por los regalos que nos enviaron justo el 24 que yo estaba en el hospital. Por las palabras de aliento y confianza que siempre me dan, por los consejos tan atinados, por la ahorradota del viaje, por ser tan buenos conmigo y mi familia.

A mi mamá.
Por todos sus consejos, por escucharme por teléfono, por no dejarme caer en esos días tan feos que viví, por estar de mi parte, por cuidarme estos días que estoy sola.

A mis hermanos.
Por sus abrazos, por sus mensajes, por quererme tal cual soy.

A todos los amigos que preguntan por la salud del Cris y por mi, a Edna, Tavo, Marce, Gissel, Pibe, Isela, Ismael, Ché, Lupito, Sandra, Blanca, a todos un abrazo de feliz año y todo mi cariño.

Hoy me siento como esa navidad de 1985, melancólica pero feliz, esperanzada y segura de que este año será mucho mejor que el año que pasó :)

pd.-Las fotos se las debo.