miércoles, 16 de enero de 2008

Mi estación favorita del año.


Ayer por la noche mientras estaba acostada con mi pijama y totalmente cobijada pensaba sobre lo mucho que me gusta el frío, lo que me encanta titiritar, ese movimiento,aunque suene raro, me relaja, me dan ganas de salir a recorrer la ciudad ya sea en coche o a pie, estar a altas horas de la noche viendo un buen programa, visitar a mi familia y disfrutar de una rica merienda.

No es nada raro, estoy consciente de ello, pero me gusta que en invierno haga frío, caiga la lluvia, sentir la brisa, no importa que sufra al despertarme por las mañanas o al congerlarme en mi oficina por falta de calefacción, lo importante es que salga a relucir lo típico de esta temporada. En diciembre pasado el sol nos trajo un poco de calor y de repente la chamarra ya no se aguantaba, pero el día de ayer y hoy empezaron con vientecitos que te ponen la nariz roja, y dan ganas de abrigarse,bueno, al menos yo traigo unas mallas y calcetas debajo de mi pantalón.

Tal vez sea que en invierno me han pasado cosas agradables, o simplemente al estar a punto de congelación y estar sin hacer mucho trabajo me vienen cientos de ideas a la mente y surgen de pronto historias que plasmo en libretas en mi oficina que luce tan solitaria.

Quiero más frío, necesito que llegue todo el que tenga que llegar, quiero que el cielo se oscurezca para poder encender una luz tenue y disfrutar de un buen café, quiero batallar al levantarme para desayunar antes de salir a la rutina diaria, quiero tratar de mover mis deditos de los pies helados que tratan de ser cubiertos por unas botas duras, quiero meter mis manos a los bolsillos de mi pantalón para darles calor, quiero disfrutar la estación como debe de ser, ni más ni menos.

Y debo confesar que todas las mañanas me levanto temprano a escuchar el noticiero esperando que me diga que el termómetro bajó a 0 grados, tengo listo mi abrigo por si lo necesito, pero en el fondo tengo miedo que tal vez sea yo la que que lo ahuyenta, que tantas ganas que tengo hacen que se retrase simplemente para verme sufrir, quizá debo cambiar mi táctica pero es imposible, no puedo ocultar mi emoción al ver que el sol se oculta bajo unas nubes un poco oscuras.

Y si les soy sincera, me encantaría enamorarme un día de frío.




1 comentario:

glass dijo...

=o) aahh el frío que tanto adoras kozmica! Con tu relato me hiciste imaginarte con tu nariz roja y tiritando de frío! El frío es rico, pero yo sí soy bastante friolenta jajaja, pero bueno no por eso quiera decir que me gusta el calor... Yo soy de temperaturas medias jajaja bueno unos 15 grados está de pelos!!! Gracias kozmica por describir tu clima preferido!! Y con este clima loco quién sabe si mañana lloverá, saldrá el sol, se nublará, helará??? Pa’atinarle...