lunes, 13 de julio de 2009

Cambiando de sabor.

Yo no podía comer otro chocolate que no fuera el carlos V. Me compraba docenas de cajas y me los acababa en un abrir y cerrar de ojos. Eran los mejores porque no tenían nada, porque estaban hechos de puro chocolate. Nunca los mordía, esperaba pacientemente a que se me derritieran en la boca. Sentía que eran como yo, sencillos y sin tanto adorno.

Un día alguien me dio un snickers tan sólo porque en la tienda no había de los otros. Tardé en comerlo, lo dejé en mi cajón casi mediodía hasta que me caló el hambre. Sentía que traicionaba a aquellos que, casi toda la vida, me habían acompañado. Lo veía de reojo se me hacía sin chiste, muy grandes y muy creídos. Me gustó. El cacahuate le dio otro sabor.

A veces hay que variarle, te puedes encontrar con una buena sorpresa

4 comentarios:

NTQVCA dijo...

Mi hermana hacia eso con los Carlos V, ya todos nos habiamos acabado nuestro dulce y ella seguia con su eterno chocolate, que bien que decidieras probar algo más!

César dijo...

Los cacahuates son la neta.

Alter Ego dijo...

Lo mismo aplica con los blogs.

Cansado de andar siempre en el desamdre probé otro tipo de bloggers cómo tú y...me late.

glass ♥ dijo...

Clarooo hay que variarle y experimentar cosas nuevas, salir de lo cotidiano... XD

Vaya vaya, la próxima ves que nos veamos ya sé qué sorpresita darte. XD Yo creo que llevo aññooos de no probar un Carlos V, creo que desde la prepa jajaja, cuando íbamos a escalar el popo, y ya sabes que para el frío un chocolate carlos V... Pero la próxima vez que vaya a la tienda me compraré uno en tu honor. =D

Saludos!!