jueves, 13 de mayo de 2010

En mi vida, te amo más.

Cuando mi papá cumplía años teníamos que hacernos los desentendidos, en primera porque odiaba hacerse viejo y en segunda, no le gustaban los regalos.

Mi papá era una persona que se quitaba el pan de la boca (literalmente) para dárselo a la gente. Yo tuve la oportunidad de trabajar bajo sus órdenes y muchas quincenas vi cuando a sus otros empleados no les llegaba su sueldo, se los llevaba al súper y les hacía comprar exactamente lo que él le llevaba a mi mamá. Hubo ocasiones en que me hacía endosar mi propio cheque para dárselo a alguno de ellos: "tú no tienes hijos y puedes ir a casa a comer".

Era un jefe muy estricto a la hora de trabajar. No los dejaba irse hasta que terminaran y bien hecho. Pero al siguiente día si no había chamba les permitía faltar. Muchos empleados preferían estar con él porque era muy relax la convivencia.

Por lo regular sólo pedía 3 o 4 empleados. A todos ellos se los llevó muchas veces de vacaciones con nosotros argumentando que necesitaba chofer para el viaje, pero más bien lo hacía porque ellos no tenían la lana para viajar y ahí íbamos todos amontonados en las camionetas de la SCT.

Daba coraje regalarle algo porque al siguiente día se lo veías puesto a alguien más o de plano lo vendía para ayudarle a la gente que veía más necesitada. Todos los años, el 31 de diciembre le decía a mi mamá que hiciera pavo, comíamos sólo lo necesario y lo demás lo servía en unos platitos y lo repartía a los vendedores ambulantes que estaban cerca de la casa.

Todos mis primos lo adoraban. A pesar de que siempre los vivía regañando y no era para nada consentidor, siempre se iban a vivir con nosotros por temporadas. Les fascinaba sus historias, sus pláticas, sus vivencias. Uno de ellos, Erasmo, cuando tenía 21 años andaba en "malos pasos" ganó mucho dinero y hasta Nayarit le envió un coche último modelo. Mi papá no lo quiso nunca, además de miedo le daba cosa tomar algo que no venía de forma bien ganada. De hecho por eso lo cambiaron de residencia, porque en el gobierno se sabe que uno debe quedarse con la mitad del presupuesto y mi papá a sus 35 años aún tenía la idea de cambiar esas cosas.

Cuando llegamos a Matamoros fue sin nada, sin nadita de muebles. Sufrío un buen para poder hacerse de cosas. Pasado un año se compró un coche. Ahora sí nuestro primer coche, era un rabbit tipo golf. Llevó a uno de sus mecánicos del trabajo para que le dieran una afinada. A este señor se le ocurrió llevar a su hijo. Recuerdo que estábamos todos sentados afuera desesperados por ir a dar una vuelta, por estrenarlo, cuando el niñito de unos 7 años le dice a su papá:
papi ¿cuando tendremos un coche así? a lo que le papá en son de burla le dice -"nunca, muy apenas tenemos para comer y para mandarte a la escuela-. Mi papá toma las llaves y se las da al señor: ten, no puedo ver a un niño así, llévate el coche y arréglalo para ti. El señor no lo pensó dos veces y se fue con el coche, el niño feliz. Nosotros nos quedamos con la boca abierta, pero por más que suplicamos y dijimos lo que pensábamos de mi papá, ya lo hecho hecho estaba.

Por cierto, él me regaló mi primer coche a los 21 años pero a los 23 que me fui unos días a arreglar lo de mi cambio a Tampico se lo dio a un señor que le hacía trabajos en la casa. " Tú no lo necesitas a donde vas, además ese señor no tiene como venir hasta la casa". Ya no sabía si enojarme o sentirme bien por sus actitudes bondadosas.
En su funeral sus exempleados parecían sus hijos. Le lloraron como se llora a un padre. No podían creer que una persona tan positiva y tan bondadosa hubiera hecho lo que hizo.
Mi papá tuvo muchos defectos como ya los he platicado aquí. Mi papá fue un papá medio raro al menos conmigo, quizás siempre me vio como a su hermana y no como una hija, pero pude darme cuenta de su gran corazón.

No me enseñó jamás de religión ni a creer en dioses ni a persignarme pero me enseñó cosas que no he visto ni en los más religiosos y, que hasta ahorita, las he llevado a cabo sin darme cuenta. Nunca quise ser igual que él por miedo a que me vieran la cara, pero mi mamá dice que soy la única que se le parece en el estilo de vida.

Hoy cumple años. Hoy lo extraño.

9 comentarios:

PHERRO dijo...

Saludos Carnalita.
Tantas historias de hombres extraordinarios, pérdidas en el curso de la vida.
Un homenaje a una gran ausencia, pero con la forma en que te expresas de ÉL, lo mantienes muy vivo.
Me siento pequeño al lado de un hombre como ÉL.
Un abrazo, cuídate, luego nos leemos.

Venus dijo...

Kózmi...


No hay nada como los padres...

No hay palabras... mos ojos gotean...

Un abrazo con todo cariño... para ti, otro a tu padre por la forma de ver la vida y uno más en su memoria, todo él te hace ser la que hoy eres y tengo oportunidad de interactuar...

Besos desde Ciudad Capital...

misojoslloraronhastadoler dijo...

Hola,Vero

Que buena onda era tu Pa' es lindo sentirse orgullosa de tus padres,Ami Ma' tambien le gustaba mucho esta cancion,era super fan de los beatles.SALUDOS!!!

NTQVCA dijo...

Kosmic girl, me ha parecido muy sensible tu post, la verdad hacía mucho que no me hací soltar lagrimas algo que leyera en esto de los blogs. Te mando un abrazo.

Bruja Bonita* dijo...

Querida Koz:

Hiciste que el corazon se me apachurrara, los recuerdos estan vivos en ti y asi debe ser.

Mi Padre cumple años el 16 de Mayo, aun esta con nosotr@s, cumple68 años.

Besos de la Bruja Bonita*

Kózmica dijo...

Carnalito:
Tenía que hablar lo bueno que me dejó ese hombre. Por lo regular cuando muere alguien siempre se habla bien de él, pero nosotros o al menos yo, siempre recalqué sus errores y su forma tan extraña de criarme. Era justo y necesario que contara lo buena persona que fue en vida y el gran ejemplo que nos dio sin querer, ya que jamás lo hizo para que le agradecieran porque regalo que le daban, regalo que lo ofendía.

Venus:
Gracias. Y sí, no hay nada como los padres, un día postearé un poema que le hice el día que murió y se lo leí en silencio. Yo pido a todos que abracen a sus papás porque si vieras cuántos abrazos se me quedaron en el camino, infinidad. A mi mamá la beso y abrazo todos los días, aunque le caiga gorda.

Mis ojos:
Esa rola encierra todo lo que una persona te hace sentir. En pocas frases dice todo lo que alguien te deja cuando se va: ese amor difícil de reemplazar. Hasta la fecha no puedo dedicársela a alguna pareja, pero a mi padre le cae como anillo al dedo (sin albur) ya que a pesar de sus faltas como padre, me dejó todo un mundo maravilloso que pienso enseñarle a mi nena.

NTQVCA:
Qué linda, gracias por lo que me dices. Sí te digo un secreto lloré infinidad cuando escribí el post pero al término de éste me sentí liberada. Tengo una deuda con mi apá y también quisiera sacarla. Alguna vez me pidió que escribiera uno de sus poemas en el periódico en el que trabajé, nunca lo hice. Creo que le daría gusto leerlo aunque sea en mi blog, ya lo subiré

Un abrazo a todos :)

Kózmica dijo...

Bruja bonita:

Sabes? a mi papá le chocaba decir su edad, no sé porqué. Se cuidaba mucho, tenía canas desde los 30 años (como yo) pero hacía mucho ejercicio, jugaba fut. No le podías decir que estaba gordo porque ya entraba en dietas de pura verdura. Eso sí no me lo heredó porque yo soy de lo más fachosa que te puedas imaginar. Así que no diré la edad de él por respeto, o más bien para que en la noche no me jale la cobija, pero pues ya he dicho que me ganaba con unos 16 años :P

Pues un abrazo a tu papá, y dale muchos muchos besos :)

la MaLquEridA dijo...

Creo que además de parkinson tengo Alzheimer, estaba segura que ya había puesto un comment pero ya vi que no,en fin, voy de nuevo.

Decía que los padres - la gran mayoría- no les gusta que les hagan regalos porque los hace sentirse un poco sensibles y pueda parecer que pierden autoridad ante los hijos, al menos es lo que hacía mi padre y un abuelo que conocí muy poco, ¨los regalos son para las mujeres¨ decía y bueno casi nadie le regalaba nada.

Tu padre quería esconder el gran corazón que tenía y por eso regalaba lo que le daban ustedes, y eso de ayudar a los demás sin ningún interés habla muy bien de él.

Un abrazo.

Kózmica dijo...

Malque:

Me ha pasado lo mismo con otros blogs, muy segura yo de que posteo y cuando veo que no hay nada mío hasta alucino pensando que quizás estaba subido de tono y lo borraron jajaja pero vuelvo a escribir y ya me doy cuenta que nomás no escribí nada.

Gracias por tus palabras :)

Un abrazo